Los pasos de Benjamín Sánchez Pérez

Benjamín Sánchez Pérez.

Los pasos de Benjamín Sánchez Pérez (1982, Oaxaca) parecían guiados al camino del arte desde muy pequeño.  Su madre lo alentó a dibujar, mientras su padre lo inspiró con su oficio de retratista. Fue así, que desde los nueve años decidió comenzar a pintar; luego estudió la licenciatura en Artes y hoy en día ya tiene lista la segunda serie producida en los últimos años. 

Los temas que aborda en su técnica mixta, enriquecida por su experimentación y hallazgos con el óleo, arena, marmorina, cera y tierra colorada de la Mixteca, lo llevaron a crear un estilo que le demanda un proceso largo y cuidadoso. 

“Si bien al inicio la pintura para mí fue un hobbie, más adelante se convirtió en una pasión; ahora puedo decir que me dedico de lleno a mis pinturas. Desde el 2015 comencé de manera formal, ya que antes estaba más enfocado en el retrato”. 

Con una exposición individual en ciernes, Equilibrio, la cual montará el próximo mes de julio de 2020 en el Aeropuerto Internacional de Oaxaca y una colectiva, en el espacio Zenit, Benjamín comparte que lo que detonó su disposición a la plástica fue un viaje a la Costa. 

Su encuentro con dos especies emblemáticas, una de las cuales es referente en la historia de la humanidad, lo llevaron a estudiar más a profundidad sus cualidades. 

“Hace años hice un viaje con mi hermano a la Costa, ahí me encontré con el armadillo y la tortuga, uno es de sangre caliente y otro es frío. Ambos son animales ancestrales que han acompañado a la cultura desde tiempos prehistóricos. Ese ha sido el comienzo, fue por eso que me decidí a pintarlos”.

Bajo la sombra de un árbol conocido como Pata de Vaca, del cual se desprenden con el viento las hojas blancas de sus flores,  Benjamín comparte un aspecto fundamental en la tortuga, el cual plasma en sus lienzos. 

“En el sitio en el que este reptil nace, en ese mismo regresa a poner sus huevos. Por el otro lado, el armadillo es cálido, pero tímido, aunque se deja agarrar. Me llamó la atención porque es un animal que se aísla y quizá esta sea una de las características de algunos pintores. El armadillo también es sigiloso, tiene su propio antídoto”.

Ambas especies aparecen continuamente en sus pinturas, conforman parte de su serie Equilibrio, la cual presentará próximamente. En esta serie se observan también como referentes centros ceremoniales, zonas arqueológicas como Monte Albán y Mitla. 

“Me llamó la atención que entre 2010 y 2011 en Ocotlán y Albarradas fueron encontradas tortugas petrificadas gigantes, eso quiere decir que antes ahí había agua. Yo lo plasmo en mis obras, en ellas están presentes: la oscuridad y lo sombrío, como parte de un pasado, pero también la nostalgia. Asimismo está presente la luz, como fuerza para tomar decisiones y buscar equilibrio como consecuencia”.

Benjamín Sánchez Pérez continúa trabajando con su serie Equilibrio, la cual mostrará el año 2020. Y ha comenzado a trabajar en una serie de pinturas que tiene que ver con la fuerza de los cactus, especies endémicas de Oaxaca. Además, está tallando piezas en madera que pretende incorporar a su siguiente muestra. 

Exposiciones

  • 1999 - Colectiva en Escuela de Bellas Artes Oaxaca.
  • 2000 - Colectiva en el Museo De Arte Popular de Oaxaca (Meapo).
  • 2000 - Colectiva en la Galería De Bellas Artes de Oaxaca.
  • 2002 - Colectiva Caminos Entreverados Galería Municipal de la Ciudad de Oaxaca, Centro.
  • 2010 - Colectiva A Beneficio de La Cruz Roja, Hotel Camino Real, Oaxaca.
  • 2012-2014- Intervención de Retratos al Óleo, Salón de Gobernadores, Palacio de Gobierno de Oaxaca.
  • 2019 - Colectiva en Espacio Zenit, Oaxaca.