Comuneros chimas retienen a agresores 

El sábado pasado, un grupo paramilitar agredió a habitantes de la comunidad Nuevo San Andrés.

JUCHITÁN, Oaxaca.- Comuneros zoques de Santa María Chimalapas alertaron de un ataque armado en la congregación Nuevo San Andrés con resultado de heridos y agresores retenidos.

Los agresores fueron retenidos en la congregación comunal López Portillo para luego ser trasladados a Santa María Chimalapas. Los comuneros chimas se movilizaron de todas las congregaciones y la cabecera para proteger a las comunidades de Nuevo San Andrés y López Portillo.

Los denunciantes pidieron la intervención de las autoridades, en especial de la Secretaría de Gobernación. El ataque se perpetró el sábado por parte de un grupo paramilitar.

El núcleo agrario Nuevo San Andrés se creó con indígenas tzotziles, llevados a ocupar ese pedazo de tierra cercano a Los Ocotones y Cintalapa por Ariel Gómez Jiménez, pero cuando se dieron cuenta del engaño de que no serían pequeños propietarios, decidieron adherirse como comuneros de Santa María Chimalapas en el 2014.

Esta supuesta traición fue respondida con un primer ataque paramilitar en marzo del 2017 a un grupo de habitantes que venían en una camioneta de regreso de ir de compras a Cintalapa, Chiapas.

En esa ocasión fueron atacadas 6 personas, luego amenazados los habitantes de Nuevo San Andrés de ser arrasados, por lo que a la comunidad llegó una misión de observación que documentó la situación y pidió medidas cautelares y vigilancia de la zona.

Hace unas semanas, los habitantes de Los Chimalapas denunciaron que elementos de la Guardia Nacional hicieron disparos cerca de la comunidad de El Quebrachal perteneciente al núcleo agrario de San Miguel Chimalapa.

Actualmente, en la zona de Los Chimalapas existe un conflicto de límites entre los estados de Oaxaca y Chiapas.