Denuncian ante CIDH a grupo paramilitar

ALERTA EN LOS CHIMALAPAS

Denunciaron amenazas y agresiones por parte de los paramilitares chiapanecos.

JUCHITÁN, Oaxaca.- Desde el año 2017, el Comité Nacional para la Defensa y Conservación de Los Chimalapas, a través de sus coordinadores Luis Bustamante Valencia y Miguel Angel A. García Aguirre, solicitaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos medidas cautelares para la comunidad de Nuevo San Andrés que fue atacada por un grupo paramilitar este fin de semana.

Invasión auspiciada por funcionarios

En aquella solicitud informaban que Nuevo San Andrés está integrada por indígenas tzotziles provenientes de la zona de San Juan Chamula en Los Altos del estado de Chiapas, quienes en el año 2013 fueron trasladados mediante engaños, para ocupar parte del territorio perteneciente a los Bienes Comunales de Santa María Chimalapa.

Esta acción, detallaron, fue impulsada por funcionarios del gobierno de Chiapas, en particular por el entonces presidente municipal de Cintalapa, Chiapas, “de forma absolutamente ilegal y en total desacato a la suspensión de plano, emitida por la Comisión de Receso de la Suprema Corte de la Nación el 20 de diciembre de 2012, y confirmada por la segunda sala del más alto tribunal del país, el 2 de marzo de 2016”.

Consideraron esta acción una “ocupación ilegal promovida por el gobierno de Chiapas, violó el derecho al territorio del pueblo zoque Chimalapa, que lo ha tenido en usufructo y posesión desde antes de la conquista y antes de la época colonial, lo cual fue reconocido por la propia Corona Española mediante la expedición de Títulos Virreinales de fecha 24 de marzo de 1687”.

Logran acuerdo entre comunidades indígenas

Para 2014, la mayoría de los indígenas tzotziles que inicialmente ocuparon ilegalmente el territorio comunal en el paraje Nuevo San Andrés, habiendo conocido la verdadera situación relativa a la historia y propiedad agraria, solicitaron a la Asamblea comunal de Santa María Chimalapa, su ingreso como comuneros, por lo que fueron aceptados y reconocidos como Congregación Comunal Nuevo San Andrés, el 20 de agosto del año 2015.

El caso de la comunidad Nuevo San Andrés lo consideraron “un nuevo ejemplo de cómo es posible que comunidades indígenas de diverso origen étnico, en este caso zoques y tzotziles, mediante el diálogo horizontal, directo y de buena fe, pueden alcanzar soluciones pacíficas a graves problemas como éste”.

Surge grupo paramilitar

En contraparte, una minoría del grupo tzotzil original, encabezados por los señores Miguel López López y Antonio Jiménez Luna o Rubén Jiménez Luna, auspiciados por funcionarios del gobierno de Chiapas y del municipio de Cintalapa, no reconocieron la propiedad comunal chimalapa, ni acataron la mayoritaria decisión de integrarse como comuneros chimalapas.

Desde 2014 se organizaron como grupo de “guardias blancas”, autodenominado el “Ejército Chamula”, poniéndose al servicio de Carmen Ariel Gómez Jiménez, supuesto propietario privado del predio denominado “Los Ocotones”, localizado en los límites del territorio Chimalapa, y cometieron entonces diversos delitos, incluyendo homicidio y despojo, y amenazaron y hostigaron a sus ex compañeros tzotziles.