Conflicto entre Juquila y Yaitepec, por egoísmos: Arzobispo

"NO PODEMOS ESTAR PELEANDO"
Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

El representante de la Iglesia Católica en Oaxaca celebró el primer domingo de Adviento.

Ayer, en el primer domingo de adviento, el arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos llamó a los católicos a ser hombres y mujeres de luz en este mundo de tinieblas, para terminar con los conflictos entre comunidades.

En la homilía de la misa dominical celebrada en la catedral de La Asunción, el religioso lamentó que en pleno siglo 21, aún muchos no han podido entenderse y respetarse, mucho menos han estado dispuestos a escucharse y entrar en un diálogo fraterno como hermanos.

“No podemos estar peleando, no podemos vivir enemistados”, asentó.

A veces –asentó–, se pide a la Iglesia Católica que intervenga, “¿pero habrá necesidad de eso?, ¿no podrán los pueblos entenderse y sentarse para entrar en un diálogo, pensando en el bien de unos y de otros, dejando atrás envidias y rencores, para hacer una historia nueva?”.

Por eso, subrayó que algo está pasando en el corazón de los católicos, porque no se está anidando el amor en el corazón, pues existen todavía odios y deseos de venganza.

“Es la Ley del Talión, el ojo por ojo, diente por diente, y no la ley del amor, porque no la dejan entrar al corazón”, remarcó.

A causa de esto, destacó que muchos peregrinos no han podido llegar al Santuario de Santa Catarina Juquila, ante el conflicto entre esa municipalidad y Santiago Yaitepec, surgido por los egoísmos y las envidias.

“Nos la pasamos echándonos las culpas, mirando al de enfrente como culpable, sin mirarse hacia adentro y sin mirar a los hermanos peregrinos que quieren llegar hasta el santuario”, asentó.

De esta manera, requirió ser hombres y mujeres de luz en este mundo de tinieblas y trabajar para encontrar una solución que ayude a todos a vivir en paz.

Ante esto, convocó a empezar a trabajar en las casas, “en esa pequeña iglesia doméstica con su familia”, para que Jesús nazca realmente en los barrio, en las comunidades y en los pueblos.