Bloqueo en la Costera afecta a turistas y peregrinos

DENUNCIAN COBRO DE "PEAJE" DE 5 MIL PESOS

El tránsito hacia la Costa incrementa durante estas fechas, por la visita al santuario de Juquila. 

SALINA CRUZ, Oaxaca.- Vecinos de esta ciudad y puerto se vieron afectados por la radicalización en sus protestas de lugareños de la agencia municipal de Morro Mazatán, perteneciente al municipio de Tehuantepec, quienes desde el viernes por la noche iniciaron un bloqueo de la carretera Costera a la altura de esa localidad, en demanda de seguridad para su comunidad.

Con motivo del fin de semana y la costumbre que existe entre familias istmeñas con posibilidades económicas de visitar los destinos turísticos de Santa María Huatulco, Puerto Escondido y Santa Catarina Juquila, vecinos de esta y otras ciudades de la región, algunos partieron desde el día viernes, pero se llevaron la sorpresa de su vida al encontrarse con el bloqueo.

Fabiola Leal Morales, quien partió en una peregrinación con rumbo a Juquila en autobús, detalló que los vecinos de esa comunidad bloquearon con piedras, llantas y palos la carretera desde la tarde-noche del viernes y cuando el autobús arribó a este punto, ya no pudieron continuar su viaje, pues los manifestantes les propusieron para darles el paso el pago de 5 mil pesos.

Como los pasajeros de ese autobús y demás automovilistas no accedieron a ese compromiso ventajoso, se quedaron varados toda la noche en ese lugar, sin que autoridad alguna atendiera los reclamos de los enardecidos pobladores que hasta las 07:00 horas de la mañana de este sábado permitieron el paso por una hora a los cientos de automovilistas que había ya estacionados en la zona. 

Pasada la mañana, hubo otro lapso de tiempo en el que los pobladores permitieron el paso de automóviles, indicó Hipólito Pérez quien se encaminaba rumbo a Puerto Escondido, pero que alcanzó a observar que inmediatamente obstruyeron la vialidad de nueva cuenta, lo que causa contrariedad entre la población que pretende pasar un fin de semana en estos destinos, dijo.

Pasado el mediodía había frustración y enojo entre los pobladores de los municipios vecinos quienes ante esta situación al igual que los transportistas y pasajeros de diversas localidades y vehículos, no podían salir de este atolladero, pues era notorio que los lugareños estaban en la idea de cobrarles el paso a toda costa.