Buscará el INAH más trampas de mamut 

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras el hallazgo de dos trampas para mamuts de 14 mil 700 años de antigüedad en Tultepec, Estado de México, dadas a conocer recientemente, Luis Córdoba, arqueólogo del INAH, adelantó que plantearán la posibilidad de buscar con radares la existencia de más fosas excavadas por cazadores en el pleistoceno.

 El especialista está a cargo de la exploración en San Antonio Xahuento, donde hasta ahora suman 850 huesos encontrados que pertenecían a 14 mamuts, un hallazgo sin precedentes en México.

 Las exploraciones con radar las tendrían que realizar en tierras ejidales, motivo por el que tendrían que solicitar permiso a particulares.

 "Se trata de identificar en dónde están las trampas, aún cuando no se vean. Con el radar hay la posibilidad de que se pueda saber en dónde están.

 "Vamos a proponer el proyecto para una etapa posterior, ya que terminemos la excavación", declaró Córdoba.

 De acuerdo con la exploración que realiza con ayuda de cuatro trabajadores municipales, en el subsuelo podría haber una franja de 500 metros, donde grupos de cazadores habrían removido el sedimento del entonces Lago de Xaltocan para así conseguir capturar a los mamíferos que llegaban a medir 4 metros de altura y pesar 7 toneladas.

 "Todo eso ya implica toda una organización de los cazadores para ubicar los lugares, para excavar las trampas, toda una estrategia, y después, arrear a los mamuts que cayeran ahí, matarlos, destazarlos, aprovechar su carne, su piel; los huesos, posiblemente".

 Las trampas fueron excavadas a propósito por los cazadores, y medían 25 metros de largo por 1.70 metros de profundidad, detalló.

 Vecinos de San Antonio Xahuento han narrado que en tres lugares cercanos donde hicieron el descubrimiento han hallado más restos, lo que refuerza la teoría de la existencia de más trampas.

 "Contando esos tres lugares y las dos trampas, es que se forma ese medio kilómetro que mencionamos, pero posiblemente los espacios intermedios, pueda haber otras trampas más".

 Recordó que en Siberia o Europa han sido encontradas trampas para mamuts, pero fueron formadas de manera natural en barrancas o pantanos.

 El INAH analiza la posibilidad de firmar convenios de colaboración con el Instituto de Física de la UNAM, para aplicar la prueba de Carbono-14, que permite conocer los fechamientos de los restos óseos.

 Someter a pruebas de laboratorio los restos, tiene un valor estimado de entre 6 mil y hasta 13 mil pesos por cada hueso.