Piden apoyo para luchar contra el cáncer 

¡TÚ PUEDES AYUDAR!
Juana García Juana García

Un total de 120 mil pesos debe pagar la familia por el medicamento para tratar el tumor cerebral.

Esmeralda Merino García y su esposo lamentan la situación que atraviesan. Y piden apoyo a la ciudadanía, para poder comprar su medicamento, el cual excede los 11 mil pesos, a fin de combatir el tumor cancerígeno en el cerebro de Esmeralda. 

Debido al elevado costo del medicamento, la pareja no tiene manera de pagar tal tratamiento. Después de dos operaciones en el encéfalo y en las meninges cerebrales, Esmeralda debe continuar con el tratamiento que el neurocirujano le indicó, pero por falta de recursos económicos, se le imposibilita.

La cirugía fue necesaria, después de que Esmeralda perdiera la movilidad total de su extremo izquierdo. “Posteriormente a una tomografía fue como se detectó el mal en el cerebro; era el tamaño de un limón”, especificó Rodrigo García Gabriel, esposo de Esmeralda.

$14 mil 580 cuesta el medicamento

El diagnóstico del neurocirujano indica que Esmeralda debe adquirir 10 frascos de Temodal con 5 tabletas de 100 miligramos cada uno, ya que el seguro popular no cubre dicho fármaco.

Esmeralda lamenta no poder estar con sus hijos por falta de recursos.  FOTO: juana García

En la búsqueda de los precios de dicho medicamento, las farmacias particulares le dieron un costo de 14 mil 580 pesos; cantidad que es imposible conseguir, dijo Rodrigo García.

El costo promedio del fármaco va de los 11 mil 200 pesos a 13 mil. La suma total del costo del medicamento, da alrededor de 120 mil pesos, cantidad que la pareja asegura no tener.

El medicamento Temodal es contra el cáncer. Se utiliza para tratar el glioma maligno (tumores cerebrales) en los siguientes grupos de pacientes: adultos con glioblastoma multiforme (un tipo de tumor cerebral agresivo) recién diagnosticado. En el caso de Esmeralda, según en su diagnóstico, indica glioblastoma multiforme.

Dos cirugías para atender el cáncer 

A sus 34 años de edad, Esmeralda ha sido intervenida dos veces, para tratar el tumor cerebral que los doctores le diagnosticaron. La primera cirugía fue realizada el pasado 6 de septiembre de este año. 

Los hospitales no cubren el costo del medicamento para el tratamiento de Esmeralda.  FOTO: Juana García

“En esa primera cirugía, los gastos fueron de 96 mil pesos, los cuales fueron solventados, una parte por la familia de ella y yo la otra parte. Para que pudiera pagar la parte del dinero que me correspondía, tuve que hipotecar mi casa”, explicó Rodrigo García Gabriel.

La pareja corrió con los gastos, a causa de que los hospitales de la capital oaxaqueña rechazaran en su momento realizarle la cirugía. Explicó que referidos por el Hospital Regional de Pinotepa Nacional, acudieron al Hospital de Especialidades de Oaxaca y al Hospital Civil Dr. Aurelio Valdivieso; sin embargo, no les proporcionaron los servicios que requerían. 

“En esa primera ocasión no nos quisieron atender. En el Hospital Civil dijeron que no tenían equipo; enseguida nos mandaron al de Especialidades; ahí, nos comentaron que no había neurocirujano. Hablamos con uno y con otro, para que nos hicieran el favor; uno que pusiera el equipo y el otro el cirujano, pero dijeron que según su política, ya no se les permitía”, detalló Rodrigo.

De acuerdo a la gravedad del tumor cerebral, Esmeralda nuevamente fue intervenida, por segunda ocasión, el pasado 4 de noviembre. “Esta vez, afortunadamente, el Hospital de Especialidades sí tenía neurocirujano y pudo llevar a cabo la operación; sin embargo, nunca dijeron que los medicamentos eran muy caros. Y que además no podían proporcionarlos, para el tratamiento de mi esposa”, lamentó Gabriel.

Cuatro meses en la capital, sin regresar a su casa

La pareja lleva meses en la ciudad para atenderse; desde entonces no han vuelto a su hogar para estar con sus hijos: “A falta de recursos, no hemos podido ir con nuestros hijos, porque todo genera gastos y no estamos en esas posibilidades”, señalaron.  

La familia lleva 4 meses sin acudir a su comunidad, por falta de dinero para transportarse.

Entre sollozos, Esmeralda sostiene que todo ha sido complicado: “Mis hijos están muy pequeños, todavía necesitan de mis cuidados, pero no puedo atenderlos ni estar con ellos, todo por la falta de recursos, lo que nos obliga a mantenernos acá”, expuso.

Rodrigo García tuvo que sacar a sus hijas de la escuela, para que apoyaran con los gastos de la casa y con el pago de la hipoteca de su casa. “Ellas estudiaban, ahora ya no, porque les dije que no tenía dinero y que me echaran la mano. No tengo dinero para su pasaje ni para su comida; así que ahora trabajan. Además, en la primera operación tuvimos que hipotecar nuestra casa y se tiene que pagar 4 mil pesos mensualmente y cómo le hago, si estoy con el cuidado de mi esposa”, concluyó sin contener la nostalgia.

La familia es originaria de la comunidad de Pie de Cuesta, Cacahuatepec, perteneciente al municipio de Jamiltepec, en la región de la Costa, ubicado a casi 13 horas de trayecto en autobús, de la capital oaxaqueña.