Prohíben a funcionarios recibir obsequios navideños por desempeño

El gobierno federal recordó a los funcionarios de dependencias federales en Oaxaca que deben evitar regalos por "hacer su trabajo".

Por próximas festividades navideñas, a través de un escrito enviado a las delegaciones de dependencias federales establecidas en Oaxaca, el gobierno de la república recordó la prohibición que tiene el funcionariado a recibir regalos por la labor que desempeñan.

El oficio girado a las dependencias establece que “las personas servidoras públicas deberán de abstenerse de buscar, solicitar, exigir, obtener o aceptar para sí o para las personas que se refieren los artículos 52 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas y 20 del Código de Ética de las personas servidoras públicas del Gobierno Federal, obsequios, regalos o similares, con motivo del ejercicio de sus funciones, empleo, cargo o comisión”.

De haber solicitado o recibido por cualquier medio, de cualquier persona obsequios, regalos o similares, con motivo del ejercicio de sus funciones, empleo, cargo o comisión, tendrá que se informado al Órgano Interno de Control en la dependencia y entidad o Unidad de Responsabilidades de la Empresa productiva del Estado.

Y adicionalmente ponerlos a disposición de la autoridad competente en materia de administración y enajenación de bienes públicos.

"Moches navideños"

El documento también precisa que las y los funcionarios no tendrán impedimento para aceptar un obsequio, considerando el periodo decembrino, siempre y cuando “sea parte de sus costumbres” (como un intercambio), que no lo hayan solicitado o no se los otorguen por la actividad que desempeñan.

Es decir, sólo por cuestiones personales y no de parte de proveedores y contratistas del gobierno.

Dicha restricción forma parte del Sistema Nacional Anticorrupción, en donde se especifica que las personas dedicadas al servicio público deberán abstenerse de exigir, aceptar u obtener cualquier tipo de regalo, obsequio o dádiva indebido de sus funciones. 

En años anteriores, se permitió que los funcionarios recibieran regalos, siempre y cuando no excedieran diez veces el salario mínimo vigente en la Ciudad de México o a través de terceros o familiares. 

Sin embargo, en la actualidad la prohibición aplica para el cónyuge, parientes consanguíneos o terceros con los que la persona servidora pública tenga relaciones profesionales, laborales o de negocios, o para socios o sociedades de las que la o el servidor público o las personas mencionadas forman parte.