Paradoja policiaca: desprotegidos y peor pagados

"DE NADA SIRVEN LOS HONORES", ACUSAN

Oaxaca tampoco cuenta con Fondo de Ahorro para sus elementos policiacos.

Bryan de Jesús Talledos Toribio era el más joven de los policías asesinados el pasado 8 de noviembre en la Sierra Sur de Oaxaca; apenas llevaba dos años en la base de la policía. Uno de sus compañeros asegura que carecía de ciertos conocimientos en formación policial, como el manejo de armamento policial, defensa personal, sistema acusatorio, derechos humanos, entre otros, que la policía debe de instruirse.

Según el informe de la Fiscalía de Oaxaca, los elementos que pertenecen a la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO) realizaban recorridos de seguridad y vigilancia cuando fueron interceptados por personas desconocidas en una emboscada en el paraje “La Cementera”, en la localidad de San Vicente Coatlán, ubicada en la Sierra Sur de Oaxaca.

El joven policía perdió la vida en el ataque junto a otros cuatro compañeros: Máximo Medrano Onofre, Hildeberto de Jesús Flores Ibáñez, Pedro López Ramírez y Germán Jiménez López. Y dos más, resultaron heridos en aquel viernes 8 de noviembre, en la comunidad de San Vicente Coatlán, ubicada a tres horas de distancia, partiendo de la capital oaxaqueña.

“Jesús Talledos fue mi compañero en un curso que tuvimos en el reclusorio Tanivet en el año 2017, ahí es donde lo conocí; era buen muchacho, apenas empezaba su servicio en la base de la policía estatal”, recuerda Ramiro, quien no quiso dar su nombre real. El penal de Tanivet se encuentra en el municipio de San Francisco Tanivet, Tlacolula de Matamoros, Oaxaca.

"De qué sirve que te despidan con honores, si no garantizan tus derechos", señaló Ramiro.

Ramiro cuestiona: ¿Para qué sirve que te despidan con honores y la bandera detrás de tu ataúd, si en el trabajo no te garantizan tus derechos?

Certificado Único Policial

En 2018, sólo el 50 % de los elementos de la Policía Estatal en todo el país tenía el Certificado Único Policial (CUP), el cual es una herramienta establecida en la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que permite certificar que el personal que integra las instituciones de seguridad pública tenga el perfil, los conocimientos, la experiencia, las habilidades y las aptitudes necesarias para el desempeño de sus funciones.

Para obtener el CUP, los policías deben contar con resultado aprobatorio y vigente en: evaluación de control de confianza, evaluación de competencias básicas o profesionales, evaluación del desempeño o del desempeño académico y formación inicial o equivalente. 

Trámites burocráticos

“Lo que dicen los que están al frente es una cosa, pero la realidad es otra; muchos de los compañeros no están preparados ante un hecho como el del pasado 8 de noviembre, no es porque no quieran, es por falta de recursos, porque uno pone de su bolsa y después te lo pagan, pero para eso, pasan días o semanas para que te lo reembolsen. Otra de las complicaciones son los trámites burocráticos que se hacen”, señalaron dos compañeros de Ramiro.

Oaxaca, entre los estados por debajo del salario promedio para Policías Preventivas.

Ramiro, indignado y molesto, sostuvo: “En su momento, en Miahuatlán unos compañeros estuvieron involucrados en un asunto, donde por falta de una orden de detención por parte del juez dejaron ir a un supuesto homicida. Por ese detalle tuvieron que pagar a un abogado por su cuenta, cuando se supone que la Unidad Jurídica debe de encargarse”.

Retomando el caso de los elementos fallecidos aquella tarde, cuestionaron nuevamente: ¿Si sabían que no todos los compañeros tenían esa formación policiaca, por qué mandarlos en un lugar en que ya de por sí, se sabe que hay conflictos y en ese sentido, quién dio la orden? 

Lejos de vivir tranquilos y sin preocupaciones además del trabajo; muchos de los policías permanecen preocupados por los préstamos que adquieren, porque su sueldo no les alcanza para sostener a su familia.

Policías de Oaxaca, entre los peores pagados del país

El último corte informativo con fecha del 30 de abril de 2018, el Diagnóstico Nacional sobre las Policías Preventivas de las Entidades Federativas, muestra los salarios de las policías en México. El cual indica que el salario promedio neto de las policías en México se ubica en 9,933 pesos mensuales.

El diagnóstico apunta que la policía peor pagada en el país de acuerdo con la Secretaría de Gobernación, es la de Guerrero con un ingreso mensual de 6,019 pesos; Baja California con 8,081 pesos; Tlaxcala 8,548 pesos; la Ciudad de México con 8,674 y Oaxaca con 8,787 pesos. 

Policías del Estado, sin garantías y con sueldos por debajo de lo establecido.

Mientras que los estados que están por encima del salario promedio son: Nuevo León: 16,387 pesos mensuales; Zacatecas con  15,476 pesos; Guanajuato con 14,617 pesos mensuales; Sinaloa con 14,500 pesos mensuales; San Luis Potosí con 14,415 pesos; Nayarit con 14,215 pesos; Sonora: 13,687 pesos mensuales, entre otros.

“Tenemos entendido que los que tienen altos sueldos son los comisionados o el secretario, pero nosotros no pasamos de los 5 mil pesos y sin prestaciones ,ni fondo de vivienda”, dijeron.

Sin fondos de ahorro, ni crédito para vivienda

Trabajadores de la policía estatal afirmaron: “Hay compañeros que llevan más de 41 años de servicio y no cuentan con un fondo de ahorro, por eso muchos siguen trabajando a pesar de su edad. Tampoco podemos acceder a un crédito para vivienda; nosotros le tenemos que buscar si queremos”.

Según en el informe de la Secretaría de Gobernación, de las 32 entidades federativas: 32 cuentan con seguro de vida para los policías; 27 cuentan con acceso a servicio médico y solo 22 cuentan con créditos para vivienda, donde Oaxaca es uno de los 10 estados que no cuenta con dicho beneficio.

Asimismo, los elementos de seguridad del estado carecen de un fondo de ahorro, junto con las entidades de Baja California, Campeche, Colima, Nayarit y Sinaloa.

“Muchos de nosotros esperamos mejoras en la seguridad, pero nunca pasa y a falta de oportunidades, pues no nos queda de otra que continuar”, concluyeron.