Nicolás Rojas presenta "Tuyuku"

Nicolás Rojas y Casandra Casasola, en la premiación en el FICM, agradecieron a toda la gente del Pueblo de las Nubes que conserva la palabra antigua, lengua de la lluvia.

Si el arte tiene el poder de sanar, el cineasta oaxaqueño Nicolás Rojas Sánchez lo sabe. El cine tiene el poder también no solo de comunicar, sino de provocar la reflexión e impactar a quien lo ve; en el mejor de los casos, a generar un cambio de conciencia. En su tercer cortometraje Tuyuku, (Ahuehuete), (México, 2019), el director aborda la leyenda de un milenario árbol que dio origen a Yosonuviko, el pueblo de las nubes. Esta noche, OaxacaCine lo estrenará en la Sala Juárez.  

Nicolás Rojas vuelve a la memoria de los lugareños a través de la antigua lengua de la lluvia, sa’an savi, para recordarles su endeble condición humana ante la inmensidad de la naturaleza. Metáfora de la vida a través del tiempo, que nos rememora la necesidad de convivir en equilibrio con la naturaleza.

Luego de su primer trabajo, Snuu viko. El lugar de las nubes y algunas palabras perdidas y de su segundo corto, Música para después de dormir, el cineasta presentará este documental en la ciudad de Oaxaca, luego de obtener el Premio Ojo a Cortometraje Documental Mexicano en el Festival Internacional de Cine de Morelia y de haberlo exhibido en Canadá, Estados Unidos y en Tlaxiaco. 

Una mirada íntima

En entrevista, Nicolás Rojas compartió que el proceso creativo nació a partir de la muerte de su madre. “En mi proceso de duelo comencé a revisar algunos materiales y videos que tenía de ella; en uno de ellos me contaba una historia del pueblo. Lo revisé una y otra vez, hasta que me aventé a hacer el montaje y a culminar la película tal cual está ahorita”. 

El director de Música para después de dormir, confesó que para él fue una manera de sanar y de mantener la voz de su madre viva para siempre: “Ese fue el primer motivo. El segundo fue el conectar con el pueblo, lo cual si bien traigo desde mi niñez, quise invitar al pueblo al diálogo sobre el tema de la contaminación y comenzar a discutir sobre el cuidado a la naturaleza; tomar conciencia respecto a ello, antes de que sea demasiado tarde”. 

Nicolás Rojas nació en San Juan Mixtepec y desde niño recuerda que le contaban la historia que ahora cuenta en la película, la cual escuchó desde niño. En el documental se escuchan las voces en mixteco, de la voz de los  habitantes de su comunidad, a los abuelos que han transmitido de boca en boca esta leyenda sobre el ahuehuete. 

Una película para su pueblo mixteco

“La película es para mi pueblo. Al primer público al que me dirijo es al de mi comunidad. A partir de ello, la película tiene una voz universal que conecta con todos. Es una cualidad que me encanta del documental, que se entiende de qué va sin tener que decirlo”, comentó Rojas. 

Durante tres meses, él, junto a Casandra Casaola, filmaron la naturaleza de este municipio mixteco que pertenece a Juxtlahuaca. Los protagonistas son los habitantes más longevos, los ahuehuetes y también las voces de los habitantes de la comunidad, quienes están involucrados en el filme. 

“Durante tres meses estuvimos filmando en el lugar. Es un documental muy íntimo, lo hicimos entre dos, entre Casandra Casasola, quien fotografió conmigo e hicimos el sonido. Esa intimidad es la que el mismo documental pidió; claro que en el proceso de post-producción se sumaron más personas”. 

Es así que uno de los hallazgos de este filme versan sobre el hecho de que la comunidad esté involucrada, porque es la historia que cuenta el pueblo y les interesaba hacer que eso se sintiera en la película. 

En Tuyuku suena la voz grupal y comunal de un guión que se construyó a partir de las voces de las personas que entrevistaron. Y en una suerte de recompensa, no solo la comunidad de la que surge la ha recibido bien, sino el público que hasta ahora la ha visto. “La película está hecha para mi pueblo, quiero que ellos la entiendan primero y después los demás, esa siempre fue mi pauta. Ahora, que conecte universalmente, es una maravilla y una consecuencia. 

¿Cuándo y dónde?

Miércoles 20 de noviembre, a las 19:00 horas, en el Teatro Macedonio Alcalá.