Vive San Juanito festejo inmortal

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Algunas personas acudieron solas a acompañar la tumba de sus seres queridos.

Cientos de personas se citaron ayer en el cementerio de San Juan Chapultepec, mejor conocido como San Juanito, para celebrar el tradicional Lunes de Panteón, ritual milenario que aún conservan los vecinos de ese municipio.

“No desaparezcamos las tradiciones, dejemos que nuestra cultura predomine siempre y que no venga el extranjerismo a cegarnos para consumir una cultura que no nos pertenece;  tenemos muchas tradiciones, hay que preservarlas y vivir con ellas”, expresó Sergio Ramírez mientras convivía con su familia.

Esther Velasco Díaz tiene 69 años de edad y procura ir al camposanto cada domingo, aunque a veces se le imposibilita, por otras actividades de su vida diaria; recordó que desde muy pequeña, sus padres la llevaban al panteón para que supiera dónde estaría su familia después de fallecer. 

En una sola tumba se encuentran los cuerpos de su suegro, su padre y su abuela; en otra, su madre y sus primos. Durante la visita, la familia se dispersó para no abandonar las sepulturas, porque fue un día de unión familiar.

Tumbas encimadas

A simple vista, el camposanto de San Juanito, como se le conoce, es el más pequeño de los otros; sin embargo, las tumbas se encuentran en espacios muy reducidos; no más de 20 centímetros separan a unas de otras, sin espacio suficiente para caminar.

“Creo que no hubo un orden desde el principio, por eso el revoltijo que existe; algunos tienen más espacio como nosotros, pero hay otros que no tienen dónde pararse”, mencionó uno de los acompañantes.

Algunos de los visitantes ocuparon el espacio de otros para descansar mientras acompañaban a sus tumbas. Las familias se intercambiaban y por un momento no se sabía quién era el dueño de una sepultura y de otra.

“Ya van uno encima de otro; eso es lo que nos espera al ser enterrado, porque conseguir otro terreno no se puede, no hay dónde”, indicó Esther Velasco.


Panteón en buenas condiciones 

En comparación con los otros cementerios, en San Juan existe un comité que es nombrado por los pobladores para que administre los recursos que se generan. “Se hacen asambleas para nombrar una comisión y a esta se le exige la limpieza, el agua; en este año se activaron dos tanques de agua para almacenarla”, explicó Sergio Ramírez.

Los usuarios resaltaron que el panteón se mantiene en buen estado; asimismo, informaron que realizan un pago anual de 200 pesos de perpetuidad por tumba, por lo que uno de los visitantes dijo que es un precio considerable, a diferencia a otros lugares. 

Foráneos acuden al panteón

Sergio Ramírez vive en la capital oaxaqueña, procura visitar la tumba de sus padres cada ocho o quince días, además de los días tradicionales como ayer lunes de panteón o el pasado 2 de noviembre.

“Nosotros no vivimos acá, pero mis padres radicaron por mucho tiempo en San Juanito y se quedaron en este panteón; desde entonces venimos cada año a acompañarlos y a convivir con la familia”, platicó Sergio.

La señora Carmen, junto a sus nietos, visitó la tumba de sus fieles difuntos desde Candiani; llegaron cerca de las 12 del día y se retiraron después de las siete de la tarde, después de las comparsas que organizaron los vecinos.

“Hay que acompañar al cuerpo porque ya qué otra cosa nos queda; cada año venimos porque mi esposo y mi madre junto con otros familiares están enterrados acá; en Candiani no hay panteón”, expuso.

Juan Carlos agregó que a partir de ayer a las fechas siguientes, los vecinos de San Juanito están de fiesta. “La próxima celebración es el 8 de diciembre en honor a la Virgen de Juquila; esto, como una calentada para que inicien las fiestas”.

Celebran velada

Los vecinos recordaron que el pasado 2 de noviembre fue la primera vez que la población celebró la velada a sus muertos. “La gente respondió muy favorable, sin contratiempos y además estuvo muy concurrida, espero que el año siguiente acudamos de la misma forma para reivindicar nuestras tradiciones y costumbres”, señaló Juan Carlos Morales Pérez.

La señora Inés Bustamante Martínez no acudió a la velada de la madrugada del 2 de noviembre, pero sí durante el día. Ayer asistió desde las ocho de la mañana para llevar flores y velas a sus padres; aunque solo fueron ella y su hermana, de ocho hijos.

Cita ineludible
*El tradicional Lunes de Panteón en San Juanito, es el tercer lunes de celebración a los difuntos en la capital oaxaqueña.
*San Juan Chapultepec inició con su primera velada el pasado 2 de noviembre.
*Entre tumbas encimadas festejan: “Ya van uno encima de otro; eso es lo que nos espera al ser enterrado, porque conseguir otro terreno no se puede, no hay dónde”, dijo Esther.