EL LECTOR FURTIVO| Poesía vs filosofía

La palabra, al aparecer, permitió al hombre clasificar y significar sus experiencias. El hecho de designar un dios para cada fenómeno natural,  dio al ser humano la oportunidad de participar de la actividad creadora, porque nombrar es construir el mundo. Hay quien piensa que antes de ese momento había un vacío de significado, y hay quien sostiene todo lo contrario, que en esas condiciones los estímulos del medio se desbordaban en la experiencia humana, de forma que se vivía en una alerta constante, sin posibilidad de tregua, es decir, en la plena animalidad. Es materia de grandes discusiones filosóficas el imaginar un momento de la vida humana donde la palabra aún no existe. 

Filosofía y poesía es un libro escrito en 1939 por la filósofa española María Zambrano, en él caracteriza los métodos que tienen la filosofía y la poesía de encarar la realidad. Al leer el libro de Zambrano llegué a preguntarme si no estaba ante un largo texto poético. La misma autora dice de la poesía y la filosofía, en una carta personal: “Yo he buscado la unidad, la fuente escondida de donde salen las dos, pues a ninguna he podido renunciar”.

 Zambrano hace filosofía del más alto nivel, y la poesía, en este caso, es el fenómeno a estudiar. El valiente y porfiado pensamiento de Zambrano parece reivindicar la actitud de los filósofos respecto de la poesía, derivada en mucho de una condena pronunciada hace más de 2,300 años. Platón en “La República” acusa a la poesía de apartarse de la razón, “…y ello sin ningún fin sano y verdadero”.  

Como toda actividad humana, la literatura está íntimamente relacionada con muchas otras áreas del conocimiento. La base de todas las construcciones poéticas tiene como elemento central el lenguaje. En todo momento, la literatura ha conservado la tarea fundamental de nombrar por primera vez alguna experiencia humana, quizá sin el rigor que caracteriza a la filosofía, pero sí reconociendo e inventando por primera vez un aspecto del mundo. En esos términos, todas las expresiones de literatura son poesía. 

Aunque la palabra “literatura” nos remite al uso de las letras, las primeras expresiones estrictamente literarias son de carácter oral y formaban parte del conocimiento primordial de los pueblos. A través de los mitos, en primera instancia, y después de las epopeyas y las fábulas, los pueblos antiguos forjaron complejos sistemas de conocimiento que permitían el desenvolvimiento del ser humano en el entorno de las primeras civilizaciones. 

María Zambrano nos dice que la poesía es “…encuentro, don, hallazgo por gracia” que va al encuentro de un ser concreto e individual: cada uno de los poetas que han existido en el tiempo. La filósofa nos invita a asumir que el conocimiento humano tiene una misma naturaleza y se complementa en sus diferentes expresiones. La comprensión cabal de la literatura requerirá de la participación de otras disciplinas y de sus cultivadores. Siendo expresiones del logos ambas, la filosofía y la poesía, son necesarias e indisolubles de la experiencia humana.