Benshap: colectivo de artesanas zapotecas

Julio César Sánchez GarcíaJulio César Sánchez García

Artesanas de la Mancornada.

Mujeres emprendedoras de los Valles Centrales forman parte de la marca oaxaqueña Benshap, la cual promueve la preservación de las culturas autóctonas de Oaxaca, específicamente en vestimenta elaborada por una red de mujeres artesanas, que iniciaron este proyecto hace tres años.

Raquel Martínez Martínez, fundadora y directora general, informó que “somos un colectivo de  una marca de ropa bordada a mano, que abarca más de 50 mujeres artesanas del estado de Oaxaca”.

Mujer zapoteca

Explicó: “somos una organización que nace en el seno de la comunidad de Marconada, San Pedro Quiatoni, Tlacolula, de donde es originaria; “Benshap” es una palabra en zapoteca que significa mujer; la marca nació en esa comunidad; para evitar que se lleven los diseños a otros países y los registren como propios, no existe ningún extranjero ni diseñador involucrado.

“Con lo cual no quiero decir que su trabajo de ellos esté mal, pero este  proyecto es muy local, lo creamos desde la población y es para las mujeres artesanas de las comunidades de Oaxaca”, aseguró.

La marca tiene presencia en los municipios de: San Pedro Quiatoni, Soledad Juárez, Las Salinas, Mancornada y en otras comunidades de San Carlos Yautepec.

Bordados a mano

En esas poblaciones, las artesanas elaboran blusas, vestidos, camisas, guayaberas, huipiles, “todos cortados y confeccionados, bordados y confeccionados por nuestro grupo de trabajo; los bordados están hechos a mano con hilos de seda y algodón, todo de excelente calidad, ya que cuidamos cada uno de los detalles en cada una de las prendas que elaboramos”.

Lamentó que en el Centro Histórico de la capital oaxaqueña, en el Andador Turístico, mercados  y otros centros de atracción turística, se expendan productos sobre todo, chinos; “es lo que más coraje nos da, porque más del 50 % de las artesanías que se venden  son piratas, son chinas, o de otros estados de la República Mexicana”.

Ejemplo de ello son las bolsas famosas que venden en 100 o 150 pesos, que están completamente bordadas, las cuales ni siquiera están bordadas a máquina por alguna localidad de la entidad, sino que son importadas de China; “no es artesanía, no es producto local, y cuando los turistas vienen se llevan la impresión de que eso es lo nuestro, pero no, lamentablemente se llevan productos que no son propios del estado”.

Aseguró que cuando alguien adquiere un producto con la  etiqueta de Benshap, significa que el producto está elaborado a mano y que es hecho por manos oaxaqueñas; “son originales, realizadas con pasión y amor al trabajo que realizamos, para que el cliente se lleve un producto 100 % oaxaqueño”.

Tiempo de calidad

El tiempo que invierten para la realización de una prenda varía, “en algunas empleamos por lo menos dos días para elaborar una prenda y hay otras que nos tardamos hasta 15 días para hacerla, muy diferente a los 15 minutos que ocupan los chinos para sacar todo un lote”.

Y es que, en cada una de las prendas que realizan  las artesanas, van sus sueños y llevan una parte de ellas en cada dibujo y bordado, donde proyectan su cosmovisión.

Aseguró que “el trabajo artesanal es más complejo, detallado, y más que nada, esencia cultural, patrimonio cultural de la humanidad, esa es la gran diferencia que tenemos con los productos hechos en China”.

Este proyecto forma parte de las 20 promesas del emprendimiento social en Oaxaca, el cual fue presentado el pasado 11 de noviembre por la empresa Crownfoundig Donadora y el Instituto Oaxaqueño del Emprendedor y de la Competitividad (IODEM).

Veinte empresas oaxaqueñas

Al igual que las otras 19 empresas, fue seleccionada por tener impacto social, modelo de negocio viable, innovación y compromiso con la comunidad oaxaqueña.

“Somos una de las 20 promesas del emprendimiento social, donde nuestra meta es recaudar 100 mil pesos para adquirir material de corte y confección, maquinaria industrial y mejorar la calidad de en la elaboración de las prendas; con ese dinero se daría gran apoyo a las artesanas oaxaqueñas, que luchan diariamente por mantenerse en el mercado, y sobre todo, evitar que se lleven los diseños a otros países donde son registrados como propios”, indicó.

La campaña para recaudar esa cantidad concluye el próximo 11 de diciembre, por lo que invitó a la sociedad oaxaqueña que se sume a su campaña; las pueden apoyar en es:donadoras.org/benshap donde pueden donar  desde 20 hasta mil pesos; “cualquier aportación, por más pequeña que sea, suma a nuestra meta y va a hacer que nosotros sigamos trabajando y generando empleos para otras mujeres artesanas, ya que con este recurso vamos a incentivar el crecimiento  local de las poblaciones”. 

Para expender y vender sus productos, cuentan con un local en el Centro Histórico, ubicado en la calle de Matamoros número 402.