Corcho Rojo es el nombre de un vino de origen chiapaneco, una realidad empresarial de la familia Molano Cantoral

Alex CamposAlex Campos

Sueño alcanzado de un empresario

En el entorno empresarial de la entidad chiapaneca ha surgido un nombre nuevo que engloba pasión, entusiasmo y dinamismo al emprender. Su nombre es Corcho Rojo y es una marca de vino tinto que busca ganar lugar en la predilección de los comensales chiapanecos.

El proyecto Corcho Rojo nace de la inquietud inicial de conocer más sobre el tema del vino mexicano. Se trata de un vino hecho en el valle de Guadalupe, en Baja California. “Es una marca chiapaneca propia que desarrollamos conjuntamente con mi esposa Paty (Cantoral). Ambos soñamos con crear una marca chiapaneca, con un producto que fuera de excelente calidad, como es generalmente el vino mexicano”, detalló Molano Robles.

“Como puedes ver, Corcho Rojo tiene algunos elementos Chiapanecos en su imagen. Quisimos que se vieran los bordados que manejan nuestros paisanos en Los Altos de Chiapas, para que se asemejara en su diseño de etiqueta. Quisimos darle una entidad. La “C” de Corcho es la misma inicial de mi hijo, que se llama Carlos; y la “R” de Rojo es por mi hijo Rafael. Es una marca y un vino que hemos creado con mucho cariño y con mucho ímpetu. Sobre todo con el deseo de que en Chiapas tengamos la cultura de poder consumir un buen vino mexicano. Ya existen diversas marcas que son muy buenas, pero estamos incursionando en esta rama”, comentó.

“Es un proyecto familiar porque nos gusta el vino, nos gusta investigar sobre él. Disfrutamos  catar el vino, hacer el maridaje correcto; porque déjame decirte que el vino es un alimento. Al final de día, como cualquier comida, tienes que probarla, tienes que saborearla para encontrarle el gusto. También hay que cuidar al vino, ya que no puedes tenerlo al sol ni a temperaturas altas. Tienes que brindarle un cuidado como a cualquier alimento”, abundó.

La idea original de este proyecto surgió hace poco más de cuatro años y es ahora cuando la familia integrada por Carlos Molano y Patricia Cantoral, logra ver materializado ese sueño, largamente anhelado.

“Este Corcho Rojo, con el cual estamos dando la presentación en el mercado, es un vino complejo. Es una selección de cava de 2005. Tiene ya 14 años y por ello cuenta con ciertas características que le dan un sabor muy peculiar y auténtico. Se demuestra como un vino bueno, bastante robusto. Por lo mismo, que es un vino con añejamiento suficiente, requiere cuidado.

“El vino requiere ser decantado, preferentemente para que suelte las moléculas por todos esos años que ha estado guardado; para que todos los elementos que integran el vino, salgan a relucir al momento de catarlo. Es una varietal de Cabernet Sauvignon en 60% con otro 40% de merlot. Cuando lo pruebas de tas cuenta de que el vino a evolucionando. Entre más tiempo esté en el decantador, tiene un sabor más rico. Y algo importante, es necesario disfrutarlo y maridarlo con una buena comida. Y la comida chiapaneca, realmente es sorprendente como logra maridarse. Con un “cochito” de Chiapa de Corzo, por ejemplo, tú saboreas un bocado de cochino y sorbes un poco de vino, logras un maridaje exquisito. Yo así lo recomiendo, no necesariamente con carnes y otro tipo de elementos. Con comida chiapaneca marida muy bien”, detalló.

“El objetivo, finalmente, es que en Chiapas vayamos teniendo una cultura, o mayor presencia, en el consumo del vino mexicano. Existen muy buenas marcas en nuestro país. El que se produce en Valle de Guadalupe, que ya mencioné; el de Parras, Coahuila; está el de Querétaro; en Guanajuato también hay buena actividad vinícola. Son varias zonas del país que están produciendo vino de muy alta calidad”, concluyó el empresario.

#sociales#vino#chiapas#empresarios