Lacandones defienden sus bienes comunales

René AraujoRené Araujo

La víspera activistas y pobladores de la Selva Lacandona denunciaron que hay ONG que pretenden desestabilizar a los habitantes de esa región para poner desarrollos turísticos.

Representantes de mil 678 comuneros asentados en 52 ejidos en la reserva Montes Azules, denunciaron saqueos de flora y fauna por parte de Julia Carabias presidenta de la organización ambiental Natura y Espacios Naturales y Desarrollo Sustentable quien desde hace dos sexenios mantiene acuerdos con comuneros de esta reserva federal.

Desmintieron las declaraciones de Pablo Chanbor Kin, quien afirmó que hay una severa deforestación en la Selva Lacandona que si no se frena en los próximos 15 años podría extinguirse este último pulmón de América Latina.

Piden que se haga un cierre de polígono a esta reserva de la biósfera, para cuantificar la extensión territorial que aún queda de la Selva Lacandona.

Denunciaron saqueos de mariposas, construcción de hoteles de lujo, hasta convenios de lucro del conocimiento indígena a farmacéuticas extranjeras, además ha cancelado convenios de conservación de la etnia lacandona con gobiernos extranjeros.

Estos representantes aseguran que las imágenes vía satélite que circularon de la devastación en la Selva Lacandona son de una región lejana a la zona de amortiguamiento de Montes Azules.

La reserva integral de la biosfera Montes azules cuenta con una superficie de 1.8 millones de hectáreas en las más 90 millones pertenecientes a las 182 áreas naturales protegidas en México y se encuentra entre las primeras 25 zonas biológicas críticas del planeta después de 250 mil años de existencia.

Es hogar de 19% de la flora existente en el país y de las etnias mayas lacandones, tzeltales, choles además de aproximadamente 625 especies de mariposas, 114 de mamíferos, 354 de aves, 84 tipos de reptiles también de más de tres mil 400 especies de plantas y se pueden encontrar especies en peligro de extinción como el jaguar, tapir, pecarí de labios blancos, guacamaya roja, águila arpía y la tortuga blanca.

La Selva Lacandona, es una bioregión estratégica, poseedora de valiosos y estratégicos bienes naturales comunes, como son el agua con sus caudalosos cauces; la biodiversidad con sus reservorios genéticos, plantas medicinales y bellezas escénicas; así como la extensa cobertura vegetal y lo que ella implica en captura de carbono y regulación climática, todo lo cual ha hecho de esta región, un botín, cuya apropiación y control sea ambicionado por gigantescas corporaciones multinacionales, agroalimentarias, farmacéuticas, petroleras, embotelladoras de agua, automotrices y generadoras de energía eléctrica, quienes hoy día, al amparo de políticas mundiales emitidas por organismos multilaterales, se disfrazan de “verdes ambientalistas”, siendo apoyadas por gobiernos nacionales y locales, con el impulso de acciones y programas como son el establecimiento y la imposición de Áreas Naturales Protegidas bajo control gubernamental; el pago por servicios ambientales; los proyectos de “eco”‐turismo; Redd+, entre otros.

#SelvaLacandona#ambientales#saqueos#flora#fauna