Dejan sin drenaje a La Nopalera

Juana GarcíaJuana García

A unos 15 minutos de la capital oaxaqueña se ubica la colonia La Nopalera.

Pobladores de San Antonio de la Cal exigen al presidente municipal, Eliseo Méndez Martínez, que antes de terminar su gestión cumpla con la obra de ampliación de drenaje en la colonia La Nopalera, estimada en dos millones 700 mil pesos.

Los colonos denunciaron que el edil se ha negado varias veces a atenderlos: “Cada que acudimos para que nos informe cuándo se llevará a cabo la obra, nos dicen que el alcalde no está o que regresará después; esto es muy lamentable”, dijo Victoria Rojas, vecina de la tercera sección de la colonia La Nopalera.

La extensión de la red de drenaje fue unas de las obras priorizadas para este año, al igual que la ampliación de electrificación en la citada colonia, con un presupuesto de 2 millones 700 mil pesos, el  cual no se ha ejecutado en tiempo y forma, lo que ha molestado a las cerca de 200 familias que serían beneficiadas.

Pozos de infección

No obstante de vivir a 15 minutos de la capital oaxaqueña, la carencia de drenaje en las casas no es de lo único que padecen; también falta de pavimentación en las calles, alumbrado público y suministro de agua, entre otros servicios.

Victoria Rojas, sus dos hijos pequeños y su esposo trabajan todos los días para sostener a la familia, relatan que el empleo "no hace falta, pero apenas sobreviven"; sin embargo, lo que realmente les preocupa es la falta de drenaje por posibles infecciones. 

En lugar de tener un baño digno, a un lado del patio tienen un pozo séptico que ocupan para sus necesidades. La letrina está rodeada de láminas, lo que genera mal olor por el calor.

“Es antihigiénico y  un foco de infección. Mientras no tengamos drenaje, ese será nuestro baño, aunque el olor no sea agradable”, sostuvo Victoria.

Su caso es similar al de Gardenia Durán, quien tiene cuatro hijos menores de edad y sólo cuenta con una fosa séptica.

“Estamos inconformes porque el presidente nos está dando largas; hay una obra pendiente y él ya casi concluye con su mandato, dejándonos sin drenaje”, señaló.

“Que cumpla con las obras que ya fueron priorizadas porque  son varias las colonias que requieren drenaje y tienen muchas necesidades más”, reprochó a la autoridad municipal.

Otro de los vecinos afectados, de nombre Julian Vázquez, dijo que en La Nopalera se tenía el conocimiento de que los recursos ya habían sido etiquetados para la ejecución de la obra, pero el presidente municipal "no ha dado la cara".

Mientras tanto, cada familia debe pagar 800 pesos por la limpia de la fosa séptica; la cual se tiene que hacerse cada seis meses.

Sin pavimentación

A estas carencias se suma la falta de calles pavimentadas. La Nopalera sólo cuenta con casi 200 metros de vialidades asfaltadas; el resto son de terracería.

"Los vecinos de la privada de Niños Héroes tuvieron que cooperar 15 mil pesos para darle mantenimiento a las calles, de lo contrario, los vehículos no podrían circular", puntualizó Gardenia Durán, quien lleva viviendo 11 años en la colonia. 

Al respecto, Doña Margarita, quien tiene una hija con discapacidad, narra lo complicado que es acceder a su domicilio por la falta de pavimentación. Ni los mototaxis no quieren acudir al lugar por el mal estado de las calles. A veces tiene que esperar más de una hora para que alguien acceda a llevarla.

Municipio con alta marginación

De acuerdo con el Sistema de Apoyo para la Planeación de Programas para el Desarrollo en Zonas Prioritarias (PDZP), de la Secretaría de Desarrollo Social  (Sedesol), hasta el año 2010 había un total de 21 mil 456 habitantes en San Antonio de la Cal, en donde  siete de sus 11 colonias estaban clasificadas en alta marginación, entre ellas La Nopalera.

Según los datos del PDZP, las colonias de San Antonio de la Cal, pese a ser de alta marginación en su momento no calificaron para programas de la Sedesol.

En el estudio realizado por la Consejo Nacional de Evaluación  de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en el 2010, la colonia Nopalera registraba 36 viviendas que no contaban con excusado o sanitario, otros 40 hogares no disponían del servicio de drenaje.