Ópera de Puccini, en el Teatro Alcalá

En Oaxaca será vista por segunda ocasión dentro de las temporadas de la Ópera Metropolitana o MET en una puesta reciente.

La ópera que este sábado se proyectará en el Teatro Macedonio Alcalá consta de tres actos y libreto en italiano de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica. Como ocurre con muchas otras obras, se pueden seguir las huellas de la historia en el cuento Madame Butterfly, de John Luther Long escrito en 1898.

Se sabe que Puccini asistió a una representación teatral de la dramatización realizada por David Belasco y tuvo la oportunidad de conocer la novela Madame Chrysanthéme, escrita en 1887 por Pierre Loti, escritor bastante conocido, que fue marino y narra algunos aspectos autobiográficos en su novela; no hay duda de que los acontecimientos realmente tuvieron lugar en Nagasaki por los años de 1890 o siguientes. 

La versión que actualmente se representa, corresponde a la quinta compuesta por Puccini, ya que originalmente sólo tenía dos actos, tal como fue presentada en 1904 en La Scala, cuando constituyó un sonado fracaso, a pesar de contar con cantantes de primer nivel como Giuseppe de Luca, Rosina Storchio y  el tenor Giovani Zenatello. Más tarde, el autor dividió el segundo acto para quedar con tres.

Las revisiones de Puccini, en busca de un perfeccionamiento digno de la historia, llegaron a la quinta versión conocida como “versión estándar”.  El éxito que siguió fue realmente grande y la obra se ha conservado dentro de las más representadas en el mundo. En Oaxaca será vista por segunda ocasión dentro de las temporadas de la Ópera Metropolitana o MET en una puesta reciente. Baste mencionar que entre 1907 y 2009 se ha presentado 818 veces en la Ópera de Nueva York. 

En virtud de que la ópera narra la aventura de un marino norteamericano como un sujeto convenenciero, aprovechado y desleal, se prohibió en los Estados Unidos de Norteamérica durante la segunda Guerra Mundial. Por otra parte, hay que destacar que el personaje protagónico, alrededor de quien se desenvuelven los acontecimientos, es Madama Butterfly, como se le conocía a la joven Geisha de nombre Cio-Cio San, de 15 años.

En esta ocasión, el personaje de Cio-Cio San o Madama Butterfly, será presentado por la soprano Hui-He; el papel de la doncella Suzuki lo hará Elizabeth de Shong; Pinkerton estará a cargo del tenor Andrea Caré, y Paulo Szot se encargará del rol de Sharpless, todos acompañados por la orquesta bajo la dirección de Pier Giorgio Morandi. Un detalle interesante en la transmisión por verse, es el recurso de Bunraku o teatro con marionetas, con que se hará presente el hijo de Cio-Cio San.

Una síntesis muy apretada del argumento consiste en la aventura del marino Pinkerton, quien parece responder al perfil del lugar común de quien tiene en cada puerto un amor. Estacionado temporalmente en Nagasaki, encuentra muy ventajoso establecer un contrato que incluye casa, comida y esposa, con la peculiaridad de que puede dejar a esta y continuar su vida de soltero. Cio-Cio San es una geisha de 15 años que ha venido a menos económicamente y tiene la fantasía de viajar a América como esposa. Se casa con Pinkerton y queda embarazada.

Luego Pinkerton vuelve a los Estados Unidos, quedando Cio-Cio San enamorada y embarazada, en espera del regreso de Pinkerton. Y este vuelve, efectivamente, después de tres años, pero con la intención de llevarse a su hijo, haciéndose acompañar de su esposa norteamericana. Cio-Cio San se entera al último de todo esto y como Pinkerton huye de la escena, Cio-Cio acepta entregar al niño con tal de que se presente el marino. Ella se despide de su hijo y comete suicidio con el mismo tanto o cuchillo con que su padre se quitó la vida por orden del Emperador. Se trata de un sacrificio siguiendo la tradición japonesa para conservar el honor. 

Hay una exposición trágica y contrastante entre ambos protagonistas. Butterfly es una casi niña, ingenua, sumisa, enamorada, que se entrega en forma absoluta, haciendo renuncias a su cultura que le cuestan una severa reprimenda; está dispuesta a todo sacrificio, hasta la muerte. Luego hará su asunción como una madre honorable. Pinkerton es un marino agresivo -un macho, diríase-, farisaico, cobarde y endeble; para él, la meta es el placer. Una y otro representan estereotipos de sus respectivos países, con lo que el espectador se ve inclinado a identificarse con Madama Butterfly.

Puccini logra una profundización musical miniaturista e impresionista, con introducción de elementos orientales consistentes en giros modales e inclusión de canciones tradicionales que se integran en el más puro estilo pucciniano.