Pobreza somete a familias: viven con 2,770 pesos al mes

InternetInternet

Tan sólo en Chiapas 76.4% de la población está en situación de pobreza, de los cuales, 29.7% se encuentra en pobreza extrema, ello da razón a todos los indicadores, señala el especialista.

Datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), indican que siete de cada diez mexicanos que nacen en situación de pobreza se quedan pobres.

Esa condición no es nada alentadora  para los estados de la zona Sur, Sur-Sureste de México, como Chiapas, donde la probabilidad de salir de la pobreza y lograr una mejor calidad de vida es casi nula, consideró el economista chiapaneco Víctor Alfonso Jiménez Cantoral.

El docente e investigador de la Escuela Bancaria y Comercial (EBC) Campus Chiapas, detalló que de acuerdo a los indicadores estados como Oaxaca y Chiapas, tienen las probabilidades más bajas a nivel nacional de salir de la pobreza.

“Tan sólo en nuestra entidad, 76.4% de la población está en situación de pobreza, de los cuales, 29.7% se encuentra en pobreza extrema, ello da razón a todos esos indicadores”, mencionó el especialista.

En el país, dijo, prácticamente no existe un grado alto de movilidad social debido a la la escasez de oportunidades laborales y a la mala calidad en la educación, ello condiciona a que el nivel socioeconómico de la familia en la que se nació marque el futuro, “si naces pobre, es altamente probable que te quedes pobre”, precisó Jiménez Cantoral.

De acuerdo con el Inegi una familia en condiciones de pobreza extrema no logra ingresos superiores a los 2,770 pesos mensuales; ello significa la imposibilidad de poder cubrir de manera satisfactoria la compra de los productos de la canasta básica, la cual hasta el mes de agosto estaba tabulado en alrededor de mil 700 pesos. 

“Para cubrir la canasta básica, necesita más de la mitad de su salario, eso sin contar gastos de transporte o renta, ya no se diga para los gastos médicos y su tendencia a la alza en sus precios”, apuntó.

“Esta condición negativa podría llegar a cambiar sólo hasta cuando se logre erradicar por completo la corrupción y se comience a privilegiar el uso transparente de los recursos públicos; aunado a ello se debe privilegiar una mayor apertura para la industria privada y que ésta pueda ofertar más y mejores empleos”, aseguró el analista.

El exhorto hacia las autoridades estatales, añadió, es trabajar urgentemente en temas de seguridad e invertir en la calidad educativa, “pues sólo mejorando los niveles de educación de la población se podrá construir una mejor ruta para el crecimiento de Chiapas y el de nuestro país”, concluyó.

URGENTE, COMBATIR EL TRABAJO INFANTIL

Después de un desastre provocado por un  fenómeno natural o un fenómeno social de alto impacto como la migración, en  México, siempre ocurre que los niños se ven obligados a  ocuparse para ayudar económicamente a sus padres, incrementando con ello las cifras del trabajo infantil.

Lamentablemente, dijo Helmut Schwarzer, especialista en Protección Social y Desarrollo Económico de la Organización  Internacional del Trabajo (OIT), es una situación que la sociedad ve como normal y hasta cierto grado genera  una permisividad que agrava la situación.

Ante dicho panorama, precisó, resulta primordial que las autoridades estatales y municipales ejecuten  programas que inhiban y erradiquen la ocupación de menores de 17 años en algún medio laboral.

De acuerdo a la Encuesta del Trabajo Infantil 2015 en Chiapas existen más de 121 mil niños y adolescentes, de 5 a 17 años, involucrados en ocupaciones peligrosas; de ellos, 4 mil 567 se encuentran en la capital del estado, Tuxtla Gutiérrez.

Del total de niños en Chiapas involucrados en la vida laboral, más del 70 por ciento trabaja en la agricultura, mientras que en la capital del estado, según la encuesta de Trabajo Infantil, la mayor parte se dedica a las ventas, al trabajo doméstico y la construcción.

“Eso no lo hace menos peligroso para la edad que tiene los infantes que se han visto obligados a ocuparse en esos quehaceres”, enfatizó.

Es necesario, dijo, que las autoridades estatales y municipales trabajen mucho para detectar las zonas donde existen más riesgos de que aparezcan nuevos casos de trabajo infantil; y  a partir de ahí esa  detección poder establecer los mecanismos que ayuden a contrarrestar esa situación.

En dicha búsqueda de erradicación del trabajo infantil, mencionó, deben participar los diversos sectores sociales y productivos de la entidad a fin de que se pueda cumplir  la meta que ha establecido la OIT.

“El objetivo es erradicar el trabajo infantil antes de llegar al 2025, esto forma parte de la meta 8.7 de los Objetivos del Desarrollo Sostenible para los países del mundo”, reconoció el especialista de dicho organismo internacional.

Uno de los principales puntos que el gobierno de Chiapas debe priorizar es la ampliación de las oportunidades de acceso a la educación, “de manera que los niños que trabajan vuelvan a la escuela o permanezcan en ella”, señaló 

“En sus políticas deben establecer, por ejemplo, becas que faciliten el acceso de los niños y jóvenes a la escuela y además contribuyan en su manutención en los centros educativos”, refirió.

Helmut Schwarzer, destacó que la cooperación de trabajo entre la OIT, Chiapas y Tuxtla Gutiérrez surgió a raíz del terremoto de septiembre de 2017 y desde esa fecha han establecido agendas para contribuir en la protección de los niños, niñas y adolescentes.

“Venimos trabajando con las autoridades de Tuxtla y del Estado para combatir y prevenir el trabajo infantil. Los involucrados tienen la obligación de presentar resultados de esta colaboración”, indicó.

#economia#canastabasica#OCDE#EBC#OIT