Deficiente programa de Ruta Segura

La falta de interés por la Ruta Segura se hizo visible desde el arranque, hoy ésta cumple el primer mes del programa piloto implementado como parte de las acciones para erradicar la violencia de género; sin embargo, no se está cumpliendo con lo establecido.

Al iniciar se informó que esta ruta saldría desde las 6:00 horas de la mañana y de ahí cada dos horas, siendo la última corrida a las 10:00 de la mañana; no obstante, de acuerdo con los choferes de la ruta sólo se está dando una vuelta.

“En el piloto estábamos planeando que fueran cada dos horas, pero en la operatividad ya estamos viendo el tiempo de los recorridos y por el tráfico y bloqueos nos está dando tiempo de dar una o dos vueltas”, señaló Francisco Madrazo, jefe de la Unidad de Registro y Control de la Secretaría de Movilidad (Semovi).

Los choferes de la empresa Tusug, quienes cubren la Ruta Segura, relatan que el pasado 7 de octubre se les citó a las 6:00 horas de la mañana porque asistiría el gobernador del estado, así como los titulares de las dependencias que colaboran y darían el banderazo de salida; sin embargo, esto no ocurrió.

Mariano Gutiérrez, chofer de una de las 2 unidades destinadas para la Ruta Álamos-Rosario, comenta que el día del arranque el autobús tuvo buena afluencia de usuarios, pero ahora sólo se llegan a subir máximo 25 mujeres en una vuelta.

Por su parte, la Semovi afirma que “actualmente la ruta es bien aceptada por la ciudadanía, muestra de ello es que diariamente más mujeres utilizan este servicio”, además, agrega que durante el primer mes del periodo de prueba tienen un conteo de 4 mil usuarias.

Las reglas cambiaron

Al inicio, se acordó que personal de Semovi y de la SSPO recorrerían la ruta para asistir a las viajeras; sin embargo, actualmente sólo va una persona de Semovi en el interior y un elemento de la Policía Vial siguiéndolos, y de acuerdo con los choferes, en ocasiones no se presentan a laborar.

“Antes venía un elemento de la Policía Estatal en el autobús, ahora viene un vial siguiendo la unidad. Además, a veces, viene el de Semovi y el de Policía no, o viceversa; también hay otros días que no vienen ambos, pero a pesar de eso nosotros hacemos la ruta solos”, comenta don Mariano.

Agrega que al no ir personal de las dependencias, es más difícil para ellos impedir que hombres quieran subir a la unidad, “cuando vienen ellos ya les dicen que es exclusivo para mujeres, pero cuando no, hasta debo discutir con la gente”, lamenta.

Francisco Madrazo comenta que debido al aumento de los operativos que tiene la SSPO en el estado y al no tener registro de incidentes en la Ruta Segura, se decidió que se harán sólo rondines y ya no acompañamiento a bordo de la unidad.

“Los policías no estarán dentro de la unidad, pero tendremos contacto con ellos. Harán rondines o tomarán la unidad en algún punto y horario. Si llegáramos a tener un percance, se contactará con las autoridades correspondientes como las policías municipales”, detalló el jefe de departamento de Semovi.

Recalcó que el acompañamiento de la Policía Vial continúa, ya sea en moto patrulla o en otra unidad, tanto de ida como de vuelta a la base ubicada en el fraccionamiento Álamos.

Cambiaron unidades

Noé Velasco quien también es chofer, relata que al inicio sólo se habían destinado dos unidades para la Ruta Segura, la cuales están rotuladas para ser identificadas fácilmente, pero ahora, se están utilizando las 15 unidades, aunque asegura que son pérdidas tanto para ellos como para sus patrones.

“Como utilizamos nuestras unidades que no están rotuladas con la leyenda Ruta Segura, muchos hombres nos hacen la parada, pero les decimos que no podemos llevarlos porque es horario de la ruta y pues deben esperar más y nosotros perdemos pasaje”, señala.

Personal de Semovi declaró que debido a que estas dos unidades necesitan mantenimiento, se han reemplazado en ocasiones, pero se siguen utilizando y subrayó que la unidad se identifica por un letrero y porque el personal cuenta con un chaleco.

Pérdidas por ruta

Los 15 choferes de Tusug concuerdan que la Ruta Segura es una buena idea, pues al tener familia piensan en la seguridad que pueden tener al subir a esta unidad; sin embargo, cubrirla no es de su agrado. 

“Cubrir la ruta implica pocas ganancias, pues se suben pocas mujeres. Por ejemplo, ahorita sólo venían 4 personas. En una vuelta hemos llevado máximo hasta 25 personas y luego suben con credencial de estudiante o de adulto mayor y perdemos más”, reclama Noé.