Juan y Daniel, ejecutados de Mazunte

En la calle principal de Mazunte, donde ocurrió la balacera.

Las dos personas ejecutadas a balazos en la comunidad de Mazunte, perteneciente a Santa María Tonameca del distrito de San Pedro Pochutla, fueron identificados legalmente por sus familiares como Juan Daniel G. y Luis P., ambos de 22 años de edad y vecinos de la cabecera municipal.

Los familiares de ambos jóvenes acudieron ante el agente del Ministerio Público de la vicefiscalía de la zona de la costa en Puerto Escondido con la finalidad de reclamar los dos cuerpos y pidieron que se investigue la identidad de los presuntos responsables.

Dijeron que Juan Daniel y Luis no tenían problemas, por lo cual desconocen quiénes fueron los responsables de su muerte.

Asimismo, los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones tratan de establecer la identidad de los presuntos responsables, ya que supuestamente ambos jóvenes podrían estar implicados en delitos federales.

Como fue informado, los hechos ocurrieron a las 18:40 horas del martes cuando los dos jóvenes se desplazaban en un automóvil Nissan tipo Tsuru de color café en la calle principal de Mazunte.

Pero en ese lugar fueron alcanzados por hombres que portaban armas de fuego y empezaron a dispararles.

El conductor del automóvil decidió darse a la fuga, hasta llegar a El Rinconcito, donde fue atacado a balazos y perdió la vida, tras derribar una motocicleta.

El copiloto abrió la puerta y se echó a correr con intenciones de salvar su vida, pero fue alcanzado unos metros adelante y abatido a balazos, quedando boca abajo sobre el concreto de la calle.

En el tiroteo, una mujer originaria de Inglaterra resultó con un impacto de arma de fuego en el pie derecho y por lo cual fue auxiliada por personal paramédico del grupo de bomberos voluntarios El Pochutleco.

La dama fue canalizada al hospital regional de San Pedro Pochutla, donde recibió asistencia médica y su estado de salud fue reportado como estable.

A la zona arribaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, policía estatal y municipal, quienes buscaron en la zona a los agresores, pero no fue posible localizarlos.

Algunas versiones señalaron que podría tratarse de un ajuste de cuentas.