Transgénicos no producen daños a la salud: experto

AgenciasAgencias

A TRAVÉS DE LA BIOTECNOLOGÍA Y LA BIOQUÍMICA se podría elevar el mejoramiento de las semillas; ambas disciplinas contribuyen a la investigación para el mejoramiento de los genes y con ello elevar la producción.

El uso de la biotecnología para el mejoramiento de la calidad de productos que provienen del campo no debe ser satanizado, por el contrario se debe apostar más a  la investigación en esta rama puesto contribuye a la solución de diversas problemáticas que actualmente padece el campo, chiapaneco.

Mucha gente al hablar de transgénicos o de organismos genéticamente modificados (OGM)  hace referencia a la generación de enfermedades como el cáncer u otros padecimientos, sin embargo no existe evidencia científica que así lo comprueben destacó, Federico Gutiérrez Miceli, investigador del Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez.

“En el mundo existen voces que son detractores de este tipo de productos, sin embargo no han presentado ninguna evidencia científica que  comprueben que son generadoras de enfermedades. Pero lo que sí es cierto es que las investigaciones han comprobados que con estos tipos de productos se podrían resolver problemáticas que actualmente padece el campo en la generación de alimentos” mencionó.

El catedrático explicó que a través de la biotecnología y la bioquímica se podría  elevar el mejoramiento de las semillas; ambas disciplinas contribuyen a la investigación para el  mejoramiento de los genes y con ello elevar la producción.

“Podría resultar más inocuo la implementación de semillas genéticamente modificadas o mejoradas que la utilización de agroquímicos en las plantaciones; eso sí está científicamente comprobado que genera diversos tipos de cáncer” mencionó.

La lucha por la aceptacioń o no  de los OGM tiene que ver más por una cuestión de política económica, consideró; puesto que existen grandes trasnacionales que acaparan la venta de agroquímicos que no aceptarían la disminución de sus ventas estos OGM que son más resistentes y que no requieren de uso de esos agroquímicos.

Luis Herrera Estrella integrante del Consejo Consultivo de Ciencias e investigador en el campo de los transgénicos, en fechas recientes en uno de sus artículos científicos, refirió que hay miles de estudios que demuestran que los transgénicos no representan ningún peligro para la salud humana, ni para la biodiversidad.

Puso como ejemplo al algodón genéticamente modificado que produce China, el cual es más resistente al ataque de los insectos;  ello ha derivado a la disminución del uso de insecticidas tóxicos y al mismo tiempo a la reducciń de incidencia de cáncer entre los productores.

“Los cultivos OGM presentan un uso creciente, tanto que en 2017, 17 millones de agricultores alrededor del mundo lo sembraron en más de 189 millones de hectáreas en 18 países diferentes” refirió el investigador.

Federico Gutiérrez Miceli, investigador del Instituto Tecnológico de Tuxtla Gutiérrez, explicó que la dinámica del uso de los OGM en todo el mundo se enfoca a las problemáticas y  necesidades actuales del campo, es decir que ante los efectos del cambio climático se tiene que atender esa parte que reduce su productividad.

“Por ejemplo, se toman las semillas de ciertas regiones para mejorarlos genéticamente  que sean más resistentes a las plagas que afecta a esa región en específico; no es otra cosa que contribuir a una mayor producción sin el uso de los agroquímicos o  plaguicidas” precisó.

Con el avance de la ciencia y la  tecnología, dijo, se ha podido atender diversas  problemáticas inherentes al campo y en todo momento se debe privilegiar la responsabilidad y la ética.

QUÉ HAY DE LOS PRODUCTOS  CHERRYS. ¿SON GENÉTICAMENTE MODIFICADAS?

En los últimos años  ha habido una tendencia consumista de productos mini, cherrys o bebés, son aquellos productos del campo que se venden en tamaños miniatura, con cierto atractivo para consumirlos.

Se habla de tomates cherry, zanahorias bebés, papas, melones, sandías, pepinos, calabazas, elotes,  con tamaños diminutos que resultan muy curiosas y atractivas para consumirlas.

De acuerdo Gutiérrez Miceli este tipo de productos obedece más a la mercadotecnia que han adoptado las grandes empresas, que a la modificación genética o uso de transgénicos.

“Hay algunas culturas que prefieren verduras o frutas más pequeñas, pero eso es una técnica que usan los productores para seleccionar sus productos cuando apenas están en crecimiento, es decir no se logran  a desarrollar totalmente” dijo.

Es una tendencia mercadológica, apuntó, que le han apostado las empresas; en el caso de México, existen este tipo de productos del campo que se han aprovechado para venderlas y ha resultado un éxito.

Estos pequeños productos, dijo, se seleccionan de las plantaciones que se siembran de manera  habitual; sólo que no logran a llegar a su etapa adulta pues son seleccionadas cuando están pequeñas.

En el caso de la zanahoria bebé, se debe tener el cuidado puesto que es el único producto que se ha comprobado que puede generar alguna intoxicación, por la forma en que se envasa.

De acuerdo a investigaciones, en realidad no son zanahorias bebés, sino pequeños trozos de zanahorias adultas que han sido cortadas con máquinas especiales y que le dan la forma de minis.

El riesgo, es que con esa técnica de corte  carecen de la piel cuyo elemento es importante para su protección, al no tenerlo pueden sufrir descomposición al sufrir los cambios de temperaturas y pueden desarrollar bacterias de Ecoli o de Salmonella.

Estos pequeños trozos de verdura son lavados con cloro,  posteriormente con agua potable y envasados en bolsas de plásticos para su congelación, de manera que aguanten un prolongado tiempo.

Los expertos indican que al no tener piel, estos trozos de verdura son susceptibles a entrar en descomposición muy  rápido, tras salir de la congeladora. Recomiendan no consumirlas cuando han tomado un aspecto viscoso.

En el resto de las verduras o frutas minis, no existe  un proceso adicional, sino que son productos que fueron seleccionados en su etapa de crecimiento, aseguran los expertos.

#transgenicos#maices#nativos#salud