Venerar a La Niña te hace una mejor persona: fieles

René AraujoRené Araujo

Muchos creyentes hacen la veneración el día primero de noviembre, otros el día dos y el recorrido es de su casa.

San Cristóbal de Las Casas.- A casi 10 años me resulta imposible negar la cruz de mi parroquia, por lo que recuerdo a finales de octubre y principios de noviembre, junto con un colega, arribábamos a la zona de tolerancia (mejor conocida en Tuxtla Gutiérrez como la “Zona Galáctica”), para realizar un reportaje sobre la Santa Muerte.

En la primera ocasión, llamó mi atención que antes del servicio se tenía que poner cierta cantidad de dinero debajo de una estatuilla de la Santa Muerte, ubicada en un pequeño altar, en el rincón de la habitación, girar la mano derecha de la figura y decir una oración que no llega a mi memoria en este momento.

El fin de semana, tras documentar el abuso de Servicios Públicos Municipales al cobrar hasta 100 pesos por derecho de piso a los ambulantes que ingresaban al Panteón, me encontré con Alejandro Román, quien me invitó a hacer una nota sobre la celebración de la Santa Muerte.

Alejandro me llevó a la casa marcada con el número nueve de la Calle Río Grijalva del Barrio de Fátima, donde nos dirigimos hacia don Raúl Gómez Díaz, quien es creyente de la “Niña” (como él le llama) desde hace 12 años y procedemos a hacer una entrevista.

Nos contó que la celebración que realiza surgió por una invitación que le hiciera un conocido suyo a la playa Boca del Cielo, para celebrar a la Santa Muerte y si su fe era suficiente le pediría un milagro y se lo concedería. Con el tiempo se ha vuelto prácticamente una tradición está celebración en casa de don Raúl.

“Nosotros llegamos como invitados pero no éramos creyentes, solo invitados, de ahí nace esa curiosidad por conocer qué es pertenecer y adorar a una deidad muy antigua y digo muy antigua porque nuestros antecesores Mayas, los legendarios Aztecas, ya veneraban a la Santa Muerte, en Palenque existe un templo dedicado a ella, a las calaveras, donde hacían sacrificios humanos y colocaban los cráneos en el templo, de ahí nos interesa, pero algo que toca nuestra vida fueron los milagros que sucedieron desde que empezamos a creer”.

Durante su narración cuenta las dificultades económicas que atravesaba, los de salud, de toda índole, por lo que hicieron un pacto con “La Niña” y si lograba la tan anhelada estabilidad económica, les haría una fiesta muy bonita y después de unos años su negocio comenzó a florecer y de forma desinteresada comenzó la celebración con la creación con un altar.

“Así empezamos en San Cristóbal a hacer una fiesta popular para ellas, y pues llevamos 10 años haciéndolo, vamos de menos a más, ya tenemos la alabanza, esto nos ha permitido traer grupos musicales, yo invito a toda esa gente que tiene curiosidad de pertenecer al culto de la Santa Muerte a venir a conocerla”.

HAY TAMBIÉN LA VERSIÓN DE QUE LA SANTA MUERTE ES MALA, QUE SE USA PARA LA BRUJERÍA, ¿QUÉ OPINA AL RESPECTO?

“Muchos dicen que es mala, que se muere alguien de la familia, los hijos, ha habido mala información sobre eso, porque nosotros creemos que es un interfaz para llegar a un espíritu milagroso y algo muy importante recalcado que es la devoción exclusiva, fe, lealtad, lo que prometa alguien que se cumpla, porque si no se cumple en realidad puede ser contra producente, para nosotros ha sido una guía espiritual, estamos muy agradecidos con ellas y con toda la gente que nos rodea.

Es una fuerza poderosa pero depende a donde el creyente lo vaya a ubicar, si lo ubicas para hacer el bien o el mal, es como el karma, si obras bien, bien te va, te ayudan las niñas a que seas un mejor ser humano, a hacer conciencia por los necesitados, ayudar a los demás, esa es la realidad de venerar a La Niña, vas a ayudar no a volverte maleante, una persona agresiva en la calle, sino es ser un mejor humano y generar una relación estrecha con el espíritu milagroso”.

Casi al finalizar la entrevista, don Raúl nos dice que muchos creyentes hacen la veneración el día primero de noviembre, otros el día dos y el recorrido es de su casa, dar una vuelta al barrio de Fátima, subir por el Panteón Municipal y regresar a la casa.

“Hago la invitación a todos que tengan la curiosidad por venir, que tengan la inquietud que vengan al culto, no se van a arrepentir, es algo que cambia la vida de muchas personas”, concluyó.

#tradiciones#cultura#chiapas