Huyen mexicanos de la violencia

Eileen Truax es una periodista destacada por abordar temas sobre la migración. Foto: Ana Lilia Pacheco Bautista.

En 2014 los mexicanos se convirtieron en el principal grupo que pedía asilo en Estados Unidos con 14 mil solicitudes, provenientes de zonas golpeadas por la violencia que comenzó a partir de 2010. A través de historias de vida, Eileen Truax, periodista especialista en migración, relata en su libro “El muro que ya existe”, los obstáculos para conseguir refugio en el país del norte.

En su publicación Eileen toma las historias de quienes han llegado exiliados, la mayor parte de México, debido a la violencia durante los años del gobierno de Felipe Calderón y qué ha pasado con ellos, cuáles han sido los obstáculos, cómo encuentran las casas de asilo y enfatiza en que muchas veces, las historias de violencia no son suficientes para justificar.

En un trabajo de investigación de casi cinco años, la periodista y escritora mexicana expone las reglas de asilo político y de refugio que pone Estados Unidos a su conveniencia, “dependiendo de quién sea la persona, de qué país viene o su situación particular, se van afinando los criterios políticos”.

La periodista, quien radica en ese país desde 2004, expone en su libro que las personas que vienen de naciones con regímenes difíciles o que viven situaciones de violencia, pero son aliados o socios ideológicos, comerciales o políticos de Estados Unidos es más probable que reciban asilo a diferencia de los que son abiertamente opuestos, como Venezuela o Siria.

“Lo que pretendo con este libro es hacer un seguimiento de qué pasa con estas personas que han vivido una situación violenta, de poner en riesgo la vida cuando tú (gobierno) no les garantizas estabilidad, cuando no reconoces la violencia que han vivido cómo se vive en Estados Unidos después que han pasado con un proceso así”, comparte.

Eileen aborda el tema del proceso para los niños migrantes no acompañados y sobre los centros de detención, “los cuales son un gran negocio para Estados Unidos".

La escritora subraya que en su más reciente publicación, “hablo en términos generales de la situación en México; de gente exiliada en México, de la región del Valle de Juárez, esa es una zona que fue muy golpeada por la violencia a partir de 2010, porque se estaban disputando la plaza los narcotraficantes, que el Ejército llegó y violó derechos humanos, y hubo grupos locales delictivos; los ciudadanos tenían tres niveles de violencia contra ellos”.

Enfatiza en que las historias son muy duras y es gente que “literal, tuvo que salir de su casa con lo que tenía puesto, llegar al puente que conecta a Ciudad Juárez con El Paso, Texas y decir ‘me van a matar, necesito ayuda’”.

Un caso

En el libro, el lector encontrará el caso de una persona de Tamaulipas que llegó a Estados Unidos y al pedir ayuda lo llevaron al Centro de Detención (que es el proceso regular para después hacer una entrevista para ver qué pasa con tu asilo) y cuando la periodista lo entrevistó, llevaba año y medio en ese lugar “por pedir ayuda. No violó ninguna ley”.

“Creo que cuando hablamos de las políticas de Estados Unidos de cómo cierra las puertas, también conviene revisar el lado mexicano, porque la gente que se va de México porque el Estado le está fallando. Porque hay gobiernos que no pueden proteger a los ciudadanos y también se nos olvida eso”, agregó.