Exigen castigo por abuso en Ixtepec

Las pintas en el lugar donde vendía el taquero acusado de abusar de una menor de 10 años en Ixtepec

Al señalar que la violación es una de las principales causas de los embarazos adolescentes; y en el contexto del abuso sexual cometido en vía pública en contra de una niña de diez años de edad en Ixtepec, el Grupo de Estudios Sobre la Mujer Rosario Castellanos (GESMujer), demandó a las instancias de procuración de justicia emitir un mensaje contundente de que se castigara este delito con todas las agravantes de la ley.

“La sanción social es fundamental para crear conciencia y erradicar los abusos sexuales contra las niñas, las adolescentes y las mujeres, pero urge que el sistema de justicia actúe conforme a los protocolos, que juzgue con una mirada sensible al género”, señaló Angélica Ayala del GESMujer.

La violencia hacia las niñas y mujeres -expuso- se expresa de múltiples formas; la sexual, es una de éstas y constituye uno de los delitos graves que, por su propia condición, enfrenta barreras de genero para su denuncia.

“Tanto en el sistema de justicia, como en el entorno familiar y social, se duda de la palabra de quien denuncia, no se le cree a la víctima, después se le culpabiliza, es decir se revictimiza, lo que desalienta a las mujeres a demandar justicia, por los altos niveles de impunidad”, dijo.

Menores, vulnerables

En el caso de las niñas -añadió- es aún más grave.

A pesar de que la ley establece que tienen derecho a una vida libre de violencia, a crecer en un entorno familiar que procure su protección y pleno desarrollo, son ellas, las niñas, las que enfrentan una vulnerabilidad por su condición de ser mujeres.

Y si a ello se suman la pobreza, la discriminación, el ser indígenas y desconocer sus derechos, se vuelven presa fácil para el abuso sexual, manifestó.

Y es que cabe hacer mención que el video difundido en redes sociales se muestra que el abusador habría condicionado a la niña a la entrega de alimentos.

El sistema de procuración de justicia -recalcó- debe conducirse de tal forma que pueda comprender la problemática, que procure la protección de la niña y haga visibles todos los agravantes en contra del abusador y que no suceda que en el proceso se debilite el caso por valoraciones derivadas de las inequidades de género, que es el mayor problema de la procreación de justicia, pues no logran comprender la problemática, resaltó Angélica Ayala.

“Indignación y rechazo ha provocado el caso de la niña abusada sexualmente en plena vía pública, ese hecho da cuenta de un problema que sucede en la gran mayoría de los casos en privado, en los espacios que deberían ser seguros, como es la propia casa. En Oaxaca el embarazo en niñas menores de 14 años es uno de los problemas más graves, donde la violencia sexual es una de las principales causas, razón por la cual urge que las autoridades den un mensaje contundente de que se castigara este delito con todas las agravantes de la ley”, agregó Ayala.