Inician arreglos en el Panteón Jardín

REMODELAN LA FACHADA
Jesús SantiagoJesús Santiago

Los usuarios afirman que durante las festividades de muertos es cuando carecen más de agua

La festividad del Día de Muertos se acerca; los arreglos y remodelaciones de emergencia en los panteones no se han hecho esperar. Un ejemplo es el Panteón Jardín, perteneciente al municipio de Oaxaca de Juárez, en el que han comenzado a remodelar la fachada y baños; sin embargo, los usuarios señalan que deberían arreglar el interior, pues ahí está descuidado y desprotegido.

Rosa López, quien visita de manera regular las tumbas de sus padres, asegura que, hasta hace un mes que vino a limpiar y visitar a sus familiares, la entrada estaba descuidada y no había personas trabajando, a diferencia de como se ve en estos días.

“¿En qué fechas se les está ocurriendo hacer estas obras? Quería ir al baño y ahora está lleno de albañiles. Están haciendo como quien dice ‘sólo barren por donde ve su suegra'”, reclama doña Rosa.

Los usuarios afirman que durante las festividades de muertos es cuando carecen más de agua.  FOTO: Jesús Santiago

Ella exhibe que la entrada a este panteón está presentable y limpia, pero al continuar caminando, hay basura acumulada en los pasillos, hierba en las sepulturas y los caminos de tierra están llenos de hoyos, en los que regularmente la gente tropieza.

Erasto Amaya, quien viene a limpiar y visitar la tumba de su hija, señala que en el primer pasillo del panteón a la derecha, había visto por meses una montaña de basura de las telas que se sacan de las cajas, pero recientemente las quitaron; “era muy normal que las pusieran ahí, pero me acabo de dar cuenta que ya no están”.

Comenta que escuchó en las noticias que la acumulación de este tipo de basura, es un foco de infección debido a su procedencia, pero se alegra que ya las hayan desechado, “de seguro porque ya vienen las fiestas de muertos”, intuye.

Robos en el panteón

De acuerdo con doña Cleo Hernández, incluso en el panteón se puede ser víctima de robos, pues hace unos meses, al llegar a la tumba de su padre, vio que habían robado la cruz de fierro y, a pesar de que lo reportó, le respondieron: “Qué raro que se la hayan robado, a lo mejor fueron sus familiares”.

Ella cuestiona: “¿Cómo pudieron ser ellos si no tienen porqué venir a sacar algo que no deben?” Además, señala que en otras ocasiones les han robado flores y veladoras, lo cual se ha hecho tan común que mejor tuvo que mandar a construir una caseta con llave y ahí meter las veladoras.

“Hay personas que traen flores bien bonitas y a los pocos días ya no están. No es posible que se hayan marchitado tan rápido, pues hay floreros que duran hasta 15 días y las veladoras de vidrio, son las que más se llevan”, subraya.

De acuerdo con doña Cleo, hasta hace unos años, se pagaba 50 pesos diarios para mantener en buen estado las tumbas.  FOTO: Jesús Santiago

Doña Cleo afirma que se preocupó al no ver la cruz en la tumba, pero se tranquilizó al saber que “nosotros tenemos perpetuidad y pagamos cada año. Todos esos datos venían en la cruz que nos robaron, lo bueno es que tenemos los papeles guardados para que, en caso de que haya algún problema, ya nos respaldaremos con eso”.

Por su parte, doña Rosa comenta que no le han robado su cruz porque es de cemento, pero los floreros que trae, es seguro que desaparezcan al poco tiempo de haberlos colocado en la tumba.

El abandono del panteón

Ambas usuarias señalan que las carencias del Panteón Jardín son muchas, sobre todo en el arreglo de los espacios, la carencia del agua principalmente en los primeros días de noviembre, ya que las personas abarrotan el lugar y se acaban la poca agua que hay.

Para que las tumbas estén en buen estado, es necesario darles mantenimiento cada 3 meses.  FOTO: Jesús Santiago

Asimismo, José Reyes, quien arregla lápidas, señala que este año, el panteón está más descuidado, pues hay más hierba en los pasillos y la mayoría de las tumbas están abandonadas y sucias. Además, lo compara con el Panteón General, en el que también ha trabajado, ya que afirma que ahí le dan más atención tanto a las instalaciones como a las tumbas. 

Doña Rosa cuestiona que, “cómo quieren que no haya mosquitos, si no limpian la basura; no han hecho nada. El panteón siempre está feo, pero en esta época que llega más gente, es cuando barren”.