Emilio Sánchez Díaz, un artista completo

En la verde Antequera, en un hogar donde le inculcaron valores y realizó sus primeros estudios. Ya con el tiempo, da señales de lo que desea hacer aún no estando de acuerdo su familia.

Emilio Sánchez Díaz se inscribe en la entonces Escuela de Bellas Artes, dependiente de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

Es aquí donde práctica el dibujo con mucha constancia y las técnicas del manejo del color, con el trazo de los glifos de los códices mixtecos.

En ese tiempo funcionaban los juzgados penales, conjuntamente con la penitenciaría, en lo que fuera el exconvento de Santa Catalina, después se convierte el Hotel Presidente y actualmente Camino Real, consolidando los muros de pintura de dicho inmueble.

Haciendo lo mismo en el templo de Santo Domingo.

Durante este tiempo se convierte en miembro del “Taller Libre de Gráfica en Oaxaca”, ya bien definida su línea presenta su primera exposición en la galería “Misrachi”en México, después participa cientos de exposiciones colectivas e individuales en el ámbito nacional e internacional.

En su búsqueda por mejorar va viajando hasta llegar al extranjero y finalmente radicarse en Holanda.

Desde allá de los países bajos, el artista oaxaqueño nos hace llegar sus obras conjuntamente con sus triunfos.

Creatividad

Emilio Sánchez es creativo e imaginativo, de ahí que haya plasmado mucha obra que ya no conserva porque en esos países le va muy bien y su fama va creciendo.

Tengo que reconocer su referencia al manejo del color con el pinceles sobresaliente y el trazo de los glifos, la forma con la depuración de la línea, características que parecen tener cierta influencia con el trabajo del genial artista Rufino Tamayo, con quien el autor mantuvo contacto, pero siempre con diversos temas y un estilo muy personal.

Los temas a los que recurre el artista son figurativos, pues se centra en la familia, la mujer, el hombre, los niños, así como el elemento representativo de su país.

En otra representación recurre a los rostros, principalmente al femenino, explorándolos en diferentes facetas como si se tratara de una máscara pues cada uno puede tener distintas interpretaciones, aunado al manejo de la luz y el color sobresaliente.

Crítica

Yo encuentro en la obra de Emilio Sánchez una relación de la poesía con la imagen, porque la relación específica entre la pintura y la poesía, se desarrolla en la manera en que cada uno se crea.

Es decir, los poetas y artistas a menudo trabajan desde el principio; se expresan con sus puntos de vista o emociones para dar una idea de su experiencia, ya que el poeta lo hace con las palabras, mientras que el artista plástico con la imagen, e incluso hay quienes hacen ambas.

Pues de la misma manera así como la pintura se presta para la interpretación libre, los poemas al darles lectura el lector construye sus propias imágenes dando pie a diferentes emociones o ideas.

La constante relación entre el arte, en específico la pintura y la poesía; han promovido que tanto pintores como poetas trabajen juntos.

Para triunfar Emilio Sánchez se vio obligado a salir de Oaxaca hacía otras partes de la República mexicana, hasta llegar a Holanda y países bajos, donde su fama y su obra son bien conocidas.

De otra manera si se hubiera quedado aquí no hubiera alcanzado el triunfo como el que ahora tiene, siendo de la generación de Francisco Toledo y otros destacados artistas.