Golden Tiger, por el último acelerón en la Panamericana

* El Golden Tiger del piloto oaxaqueño Emilio Velázquez se mantiene en el segundo lugar absoluto

* El Cuervo del oaxaqueño Christian Gómez presentó fallas en la suspensión y se relegó de los primeros lugares de su categoría

La caravana de potentes autos que surca de sur a norte la República Mexicana, darán este jueves el último acelerón para llegar a la meta final de La Carrera Panamericana 2019.

La sexta etapa de la legendaria competencia automovilística tipo rally se corrió este miércoles en una corta, pero  complicada ruta de 535.230 kilómetros, con salida en Guanajuato y meta en Zacatecas,con 65.468 kilómetros de velocidad, divididos en siete tramos cronometrados.

Fue una etapa accidentada y de muchas fallas mecánicas, en la que el accidente más espectacular fue el despiste del BMW, que participa en la categoría de exhibición, tripulado por Eduardo Henkel y Sergio Puente, que a pesar de irse a un barranco, salieron ilesos.

El sexto día de competencias contó con atractivos tramos de velocidad, en La Congoja en el estado Aguascalientes, y en La Bufa en Zacatecas.

Después de seis días de competencia, el auto Studebaker Champion de la escudería MRCI, con el nombre del Golden Tiger, guiado por el piloto oaxaqueño Emilio Velázquez y la navegante Liz Tejada, se mantiene en el segundo lugar absoluto.

El líder desde el primer día es El Malditillo del potosino Ricardo Cordero, y en el tercer sitio se encuentra el auto de Los Cervantes, guiado por Luis y Pablo Cervantes, que por segundo día consecutivo se llevó el primer lugar.

EL CUERVO PRESENTÓ FALLAS EN LA SUSPENSIÓN

En el sexto día de competencias, el auto El Cuervo, un Mini Cooper, piloteado por el oaxaqueño Christian Gómez y el navegante Armando Zapata,  presentó fallas en la suspensión y se resagó de los primeros lugares de la categoría Mini Panam.

A LA META FINAL

Este jueves se correrá la última etapa de La Carrera Panamericana 2019, en el tramo de Zacatecas a Durango, con 678.220 kilómetros, de los cuales 112.920 kilómetros serán de velocidad pura, divididos en siete tramos cronometrados.

El atractivo de la última etapa es el paso por el Espinazo del Diablo, el tramo cronometrado más largo de toda la competición, con 33.860 kilómetros con el acelerador a fondo en una sinuosa carretera federal.