SOS por monumentos históricos

Juana García Juana García

Personal de Protección Civil asegura que no le corresponde directamente la seguridad de los edificios, a menos que el INAH lo indique

Inmuebles catalogados como parte del Patrimonio Histórico de Oaxaca de Juárez, la capital oaxaqueña, representan un peligro para los habitantes y visitantes de la Verde

Antequera por las condiciones en que se encuentran las construcciones, aseguran ciudadanos citadinos.

En un recorrido realizado por NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca, citadinos señalaron que varios edificios se encuentran a punto de caer y lo harían sobre las principales calles de la ciudad, lo cual representa un severo riesgo para transeúntes y automovilistas que se ven obligados a transitar cotidianamente cerca de las construcciones.

“Serán reliquias y patrimonio para el mundo, pero deben de recibir mantenimiento para no exponer la seguridad de las personas, o mínimo, colocar un aviso para que los transeúntes eviten pasar cerca”, dijo Sarahí Samanta, estudiante de preparatoria que diariamente camina por la calle Reforma.

Daniel lleva toda su vida recorriendo las calles del centro y alrededores. “Es normal encontrar casas muy viejas casi en todas las avenidas; cuando veo uno en mal estado, trato de no pasar cerca, para evitar algún accidente”. El joven ha trabajado casi 4 años en un pequeño local sobre la calle Constitución. 

En las calles Reforma y Constitución, justo en la esquina, un edificio antiguo es remodelado sin señalamientos de precaución; además, los trabajadores ocupan la banqueta para tender sus herramientas de trabajo, de tal modo que el peatón debe correr de un lado a otro para no pasar cerca.

El peatón debe buscar por dónde pasar, ante las remodelaciones; no obstante, tampoco hay señalamientos que impidan transitar por el lugar

“Por más que conozca la ciudad, no estoy exento de que un trozo de pared caiga sobre mí; creo que es necesario colocar algún anuncio de precaución en esos edificios, porque existen algunos a punto de venirse hacia abajo”, reitera David.

Manuel Hernández, de 75 años, dice conocer "como la palma de sus manos" a la capital oaxaqueña, sin embargo, manifiesta: “Hay personas como yo que, por nuestra edad. no nos damos cuenta por donde caminamos; de forma repentina puede caer un edificio y provocar un accidente, creo que son necesarios muchos avisos para no correr ese riesgo; me tocó el sismo en la Central de Abasto y me dio un buen susto”. 

Qué dice el INAH

De acuerdo con la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos, de 1972, cualquier intervención en algún inmueble o área ubicada dentro de una zona con monumentos históricos, deberá ser avalada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), instancia encargada de la protección de edificaciones construidas entre los siglos 16 y 19.

El señor Marcelino García se pregunta: "Por qué las casas están abandonadas, qué pasa con los dueños o responsables, por qué no les dan mantenimiento". Apunta a una casa que se encuentra justo sobre el cruce de las calles Berriozábal y Reforma, construida de adobe, ya con grietas por todos lados, sin techo, con un letrero viejo y descolorido, que apenas se logra a leer; ¡PRECAUCIÓN!, INMUEBLE EN MAL ESTADO!. 

“Esa casa, con el sismo o la humedad de la lluvia, puede caer fácilmente sobre las personas que ahí transitan, o sobre los autos estacionados; no tiene de seguridad, y eso que está en el mero centro”, insiste.

El vendedor de tacos de la imagen lleva más de 30 años trabajando bajo este edificio deteriorado

El taquero de la esquina de las calles Libres y Mariano Abasolo, Salvador Martínez, lleva cerca de 35 años vendiendo a pie de un edificio desgastado y catalogado como inmueble del Patrimonio Histórico. Relata: “Anteriormente esta casa era una vecindad, pero en su momento vinieron personas que ocasionaron daños al edificio, principalmente en la entrada, donde forzaban la puerta para que entraran los camiones; ahora, se desprenden pedazos de repellado o adoquines de adobe, afortunadamente no hemos sufrido algún accidente”.

Inseguridad hasta por caminar

Por su parte, Julio César Castilla, coincide en que las casas viejas son un riesgo potencial. “Por supuesto que me he sentido inseguro al caminar; a veces, por las prisas se me olvida, pero me ha tocado ver como se desprenden pedazos de pared o muros, eso me recuerda que en cualquier momento puede pasar con las casas viejas que están en el centro de la capital. El tema debe atenderse por los encargados, o por los menos acordonarse el espacio inseguro; creo que el área responsable es Protección Civil, pero no se ve nada sobre estos edificios; no sé si no hay presupuesto para comprar aunque sea las cintas”, remató.

En la capital oaxaqueña existen mil 200 monumentos catalogados como arquitectura civil y religiosa cituados en un área de 5 kilómetros que comprende el Centro Histórico, además de 247 manzanas de la ciudad.