Reconstrucción: 2 años perdidos

En Guevea de Humboldt.

Inconsistencias entre la cifra de base de datos “Sismos 2017”y el diagnóstico definitivo en torno a unidades de salud afectadas por los sismos de 2017 en Oaxaca; damnificados no censados y falta de supervisión de asistencia técnica para reconstrucción de viviendas; disparidad entre cifras oficiales de viviendas, escuelas y unidades de salud consideradas con afectaciones; nulas acciones para detectar y bloquear transacciones de tipo fraudulento con tarjetas de apoyos de Sedatu, cobro de recolección de escombro sin respaldo fiscal ante el SAT; falta de documentación para enviar a ajustadores a verificar los daños de los inmuebles; visita solo a 0.7% de planteles en donde se realizaron obras con recursos del Programa Reforma Educativa; carencia de documentación para comprobar avances físicos y financieros de las obras ejecutadas en 5 mil 10 escuelas, todo ello es la punta del iceberg de irregularidades hallados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a las cuentas públicas 2017 y 2018 referentes a la reconstrucción tras los sismos.

Otro botón de muestra: la Secretaría de Educación Pública (SEP) reportó, con fecha 10 de mayo de 2019, el estatus de 103 planteles por un monto de 1 mil 561 millones 803 mil pesos, correspondientes a los estados de la Ciudad de México, Chiapas y Oaxaca, pero la ASE desconoce información relativa a 4 mil 727 planteles educativos restantes de los casi 4 mil 900 planteles atendidos.

En el informe de febrero de 2019 se señala que en Chiapas, Oaxaca y Morelos se ejercieron recursos fuera del periodo de evaluación de daños y en conceptos no autorizados, no se proporcionó la documentación justificativa y/o comprobatoria.

Salud

Las auditorías indicaron que falta de evidencia de la Secretaría de Salud sobre el uso de recursos para la reconstrucción y rehabilitación, ejercicio financiero superior a las estimaciones de daños, además de una diferencia de 11 millones 444 mil pesos en presupuesto asignado.

La Auditoría Superior de la Federación, en su primer informe de resultados de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2018 calificó como “deficiente” la gestión, atención, reconstrucción y rehabilitación de los hospitales y centros de salud afectados por los sismos de 2017 de 6 entidades de la República afectados, entre ellas Oaxaca, Guerrero, Puebla, Tlaxcala, Chiapas, Morelos y la Ciudad de México.

En el Diagnóstico definitivo, se indica que el sismo de 7 de septiembre afectó a 42 inmuebles del sector salud en Oaxaca 37 el 7 de septiembre y 5 dañados el 19 de septiembre. En total, los terremotos afectaron a 47 unidades. La Secretaría de Salud reportó daños al sector hospitalario oaxaqueño por 58 millones 956 mil pesos, que representan el 12% de los 491 millones de pesos en daños que dejaron los sismos en el sector salud del país.

“se desconoce el universo de los hospitales y centros de salud reconstruidos o rehabilitados con este tipo de recursos”, se indica.

Además, de los 965 edificios considerados como infraestructura de salud instalada, se reportaron 10 con daños vía cédulas de información, dejándose de reportar 37, de acuerdo al informe del 28 de marzo del año pasado.

Además, insiste, existieron inconsistencias respecto de los avances registrados en las entidades federativas de Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Morelos, debido a que registraron una disminución en los porcentajes de avances físicos y financieros definidos en los reportes del segundo y tercer trimestre de 2018

La Secretaria de Salud reportó 132 unidades con afectaciones, sin embargo, “el proceso de evaluación de los daños carecía de confiabilidad pues no desglosaba los daños parciales o totales a las unidades”. Señala que “aún cuando la secretaría reportó un avance de 21.2% en la conclusión de trabajos, que corresponden a 28 unidades médicas de las 132 reportadas con afectaciones, se carecía de evidencia documental para comprobar la conclusión de los proyectos”.

Incluso, la ASF indica que los daños reportados no coincidieron con las afectaciones detectadas durante la evaluación realizada por el organismo.

Existieron inconsistencias respecto de los avances registrados, sin que la SS explicara las causas de dichas variaciones

Anarquía educativa

La ASF reporta 19 mil 194 planteles dañados, de los cuales el 3 mil 1 están asentados en Oaxaca.

Al igual que en la rehabilitación de la red de salud, los trabajos en escuelas carecen de documentación justificativa y/o comprobatoria, y se efectuaron pagos en demasía a contratistas, por un total de 4.5 mdp.

En el estado de Oaxaca, por ejemplo, no se sustentó la aplicación de penas convencionales en el retraso de instalación de aulas móviles y módulos sanitarios por 4.2 mdp, y tampoco acreditó la recepción de trabajos de demolición y remoción de escombros por 0.7 mdp.

La SEP no supervisó que el estado de Oaxaca iniciara, de manera oportuna, las acciones para atender los planteles escolares dañados, ya que al mes de abril de 2018 aún no se iniciaban los procesos de contratación, no obstante que los recursos por 356.7 mdp fueron autorizados en el mes de noviembre de 2017.

A la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) le increpa quepresentó un Comprobante Fiscal Digital por Internet por 14.5 millones de pesos, por la remoción de escombros de las viviendas afectadas, con inconsistencias en su información (estatus de cancelada en la aplicación de verificación del Servicio de Administración Tributaria).

Al Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros, S.N.C le da un raspón pues no sometió a autorización la normativa la distribución, resguardo y custodia de las tarjetas del Programa Fonden en los estados de Oaxaca y Chiapas, ni tomó acciones para detectar y bloquear transacciones de tipo fraudulento, tampoco sometió a candados el control de acceso a los archivos que contienen información sensible de los damnificados

Además, laComisión Nacional de Vivienda no comprobó que los damnificados recibieran las “Carta Compromiso” en 11 de los 12 contratos suscritos con proveedores de servicios de asistencia técnica, a los que se les hicieron pagos por 21.0 mdp en 2017

El gobierno de México reconoce dos sismos que afectaron la infraestructura de vivienda en el país, el 7 y 19 de septiembre de 2017; señala que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) censó 170 mil 871 viviendas dañadas. Incluso “el Estado mexicano reconoció la deficiente atención para reconstruir o rehabilitar el total de viviendas afectadas por los sismos de septiembre de 2017”.El Fondo Nacional de las Habitaciones Populares reconoció que 2 mil 233 damnificados no fueron cesados por Sedatu, de ellos 893 correspondían a Oaxaca, que debieron recibir asesoría y apoyo para la construcción de una vivienda básica y de mejoramiento de vivienda. Señala que sólo se brindó una cobertura del 81.3%; respecto de las 2 mil 594 acciones solicitadas en 2017 por lo que el gobierno no garantizó candados de control a las acciones realizadas