Calentamiento alborota al dengue

Agencia ReformaAgencia Reforma

El cambio climático puede disparar la incidencia de dengue y otras enfermedades transmitidas por mosquitos para finales del siglo

CIUDAD DE MÉXICO.- Mil millones de personas podrían ser expuestas por primera vez a mosquitos transmisores de enfermedades por el aumento de temperatura.

El cambio climático puede disparar la incidencia de dengue y otras enfermedades transmitidas por mosquitos para finales del siglo, advierte un estudio de la Universidad de Georgetown, Estados Unidos.

Hasta mil millones de personas podrían ser expuestas por primera vez a mosquitos transmisores de enfermedades infecciosas debido al aumento de la temperatura global, apunta la investigación.

Lo anterior representa cerca del 10 por ciento de la población mundial actual.

Los escenarios de cambio climático más extremos producen grandes poblaciones expuestas al mosquito Aedes aegypti.

Los investigadores estudiaron a los mosquitos Aedes aegypti y Aedes albopictus para determinar qué sucedería si se desplazan conforme a los cambios de la temperatura del planeta.

Ambas especies pueden transmitir dengue, Zika, fiebre amarilla, malaria y chikunguña, entre otras enfermedades, señala el documento publicado en en la revista científica "PLOS Neglected Tropical Diseases".

De acuerdo con los modelos de cambio climático más severos, la población expuesta al Aedes aegypti crecería, pues esta especie es resistente al calor.

En contraste, la población que estaría expuesta al Aedes albopictus se reduciría, en especial en el oeste de África y el sureste de Asia, ya que la resistencia al calor de este insecto es limitada.

"Lugares como Europa, América del Norte y altas elevaciones en los trópicos, que solían ser demasiado fríos para los virus, enfrentarán nuevas enfermedades como el dengue", señala Colin J. Carlson, Coautor del estudio y postdoctorante de la Universidad de Georgetown, EU.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de la mitad de la población mundial ya vive en áreas donde alguna especie de mosquito está presente.

Por el calentamiento global, revela el estudio, casi toda la población mundial podría estar expuesta a estos insectos en algún punto del año en los próximos 50 años.

En los trópicos, la transmisión de enfermedades podía suceder en cualquier momento del año, mientras que el riesgo para el resto del mundo sería por temporadas.