Contaminación atmosférica mata a 1 de cada 10 personas en el orbe

Ciudad de México. En México 30 millones de personas respiran aire de mala calidad y a escala mundial se estima que alrededor de 90 por ciento de la población vive en zonas con contaminación atmosférica. Como consecuencia, uno de cada 10 fallecimientos son atribuibles a esa polución y es el cuarto factor de riesgo más importante de muerte.

Así lo planteó María Amparo Martínez Arroyo, directora general del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), quien sostuvo que se suele pensar que la contaminación del aire sólo está relacionada con el transporte y la industria: sin embargo, la mayor parte de las actividades humanas contribuyen a esta situación, por ejemplo, la agricultura.

Al participar en el seminario Aire 20/24: Respiremos un futuro más limpio, organizado por la Fundación Naturgy, la experta señaló que monitorean sólo las concentraciones de contaminantes ambientales en las urbes, pero en las zonas rurales, sobre todo de América Latina, también hay polución. “En algunas por los pesticidas, por los motores de tractores, por el tipo de tecnología obsoleta y poco eficiente, se tiene a veces una cantidad de emisiones más fuertes, que en las mismas ciudades”.

Advirtió que los contaminantes climáticos de vida corta están presentes en todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana, y afectan el ambiente y la calidad del aire que se respira. “Contribuyen entre 40 y 45 por ciento al cambio climático”. Estas sustancias conocidas también como forzantes de vida corta son el metano, el carbono negro, el ozono troposférico y algunos hidrofluorocarbonos.

La titular del INECC alertó que “desde que se empezó a trabajar el Protocolo de Kioto (para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en la década de los 90), se han duplicado, y esto no es porque no se hayan cumplido muchos acuerdos, sino porque hay nuevos actores, hay nuevos tipos de emisiones”.

Remarcó que “el cambio climático potencia problemas que ya teníamos, tales como los económicos, energéticos y sociales”, por ello “la urgencia de cambiar las cosas”.

Víctor Hugo Páramo, titular de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), precisó que debido al amparo interpuesto por Greenpeace México en relación con el programa de contingencias ambientales no se aplican esas acciones, pero sí se deben tomar medidas para bajar las emisiones.

Comentó que la demanda de que las contingencias se apliquen cuando se tengan 100 puntos Imeca “equivale a decir que se tendrían contingencias 220 días al año; esto es algo complicado”. Explicó que el juez cuarto de distrito en materia administrativa “concedió la suspensión definitiva, y por el momento si tuviéramos una contingencia no podemos aplicar el programa de contingencia. El juez dijo no apliquen el programa, pero hagan todo para bajar las emisiones”.

La Organización Mundial de la Salud reporta que 92 por ciento de la población vive en lugares donde no se respetan los valores guía de calidad del aire. Establecen que “la contaminación atmosférica local a nivel troposférico, tanto en las ciudades como en las zonas rurales de todo el mundo, provoca cada año tres millones de defunciones prematuras”, según retoma la Fundación Naturgy del estudio La calidad del aire en las ciudades, un reto mundial.