Ligera mayoría de americanos apoyan juicio político a Trump

El FinancieroEl Financiero

LOS ESTADOUNIDENSES están siguiendo de cerca el proceso de posible juicio político contra el presidente Donald Trump y una ligera mayoría de ellos aprueba el desarrollo del proceso, de acuerdo con varios sondeos.

Los estadounidenses están siguiendo de cerca el proceso de posible juicio político contra el presidente Donald Trump y una ligera mayoría de ellos aprueba el desarrollo del proceso, de acuerdo con varios sondeos, pero la ciudadanía está dividida sobre si el mandatario debe ser retirado del cargo.

Varios sondeos publicados desde que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció el inicio del proceso de juicio político el 24 de septiembre muestran un cambio en las opiniones en comparación con hace unos meses.

Los congresistas en la cámara baja investigan si Trump abusó de su cargo al pedir al Gobierno de Ucrania investigar a un rival político del presidente norteamericano: Joe Biden y su hijo Hunter.

Un sondeo de Fox News realizado del 6 al 8 de octubre encontró que el 51 por ciento de los estadounidenses opina que Trump debe ser enjuiciado y retirado del cargo, comparado con un 42 por ciento que decía eso en julio.

Una encuesta de Washington Post-Schar School realizada a inicios de octubre mostró que 58 por ciento de los ciudadanos apoya la decisión del Congreso de iniciar un proceso de juicio político y 49 por ciento opina que el siguiente paso debe ser expulsar a Trump del puesto.

Ante la desafiante negativa de Trump de no cooperar con la investigación del Congreso, Pelosi respondió: “Señor presidente, usted no está por encima de la ley, usted tendrá que responder por sus acciones”. Ante los sondeos que apoyan el juicio político, la líder demócrata se ha mantenido firme en su estrategia de enjuiciar al presidente.

EXEMBAJADORA DE EU EN UCRANIA AFIRMA QUE TRUMP PRESIONÓ PARA DESTITUIRLA

La exembajadora de Estados Unidos en Ucrania, Marie Yovanovitch, declaró este viernes ante el Congreso de EU que el presidente Donald Trump presionó al Departamento de Estado para deponerla.

En una declaración inicial obtenida por The Associated Press, Yovanovitch dijo que en mayo fue expulsada de su cargo "abruptamente" y que se le dijo que el presidente había perdido la confianza en ella. Un funcionario le comentó, añadió, que existía una "campaña concertada en mi contra" y que hacía casi un año que el presidente presionaba a los funcionarios para que la expulsaran del puesto.

"Si bien comprendo que respondía a las necesidades del presidente, no podía creer que el Gobierno de Estados Unidos decidiera destituir a un embajador sobre la base, por lo que he podido determinar, de denuncias infundadas y falsas de personas con motivos evidentemente cuestionables", escribió Yovanovitch.

Yovanovitch compareció en el Capitolio para declarar en la investigación iniciada por los demócratas a invitación de los legisladores y a pesar de que Trump había dicho que ningún miembro de su Gobierno cooperaría con la pesquisa. Los demócratas indagan en los tratos de Trump con el presidente de Ucrania y todo esto podría desembocar en un juicio político.

Yovanovitch es ahora profesora en la Universidad de Georgetown. Trump señaló días atrás que impediría a todos los funcionarios declarar en una investigación injusta e "ilegítima". No estaba claro si la comparecencia de Yovanovitch significaba un cambio de estrategia de la presidencia o si ella había desacatado sus órdenes.

Los demócratas investigan el pedido de Trump a funcionarios ucranianos a que busquen información perjudicial sobre el exvicepresidente Joe Biden, su rival político y la injerencia de Ucrania en la elección presidencial de 2016.

Yovanovitch fue removida de su puesto en Kiev cuando Rudy Giuliani (el abogado personal de Trump, que no tiene una función oficial en el gobierno) instigaba a los ucranianos a investigar denuncias infundadas de corrupción contra Biden y su hijo Hunter.

En una llamada el 25 de julio, Trump comentó al presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy que Yovanovitch era "mala gente", según una transcripción parcial difundida por la Casa Blanca.

Ni Giuliani ni Trump han aclarado sus objeciones, pero un diplomático retirado que habló recientemente con Yovanovitch aseveró que la retiraron del cargo porque insistía que el pedido a los funcionarios ucranianos se realizara de acuerdo con los protocolos consagrados.

El exdiplomático afirmó que Yovanovitch se negó a hacer "estas cosas por fuera, de manera personal e informal" y aclaró que el Gobierno estadounidense tenía canales oficiales para pedir ayuda con investigaciones a gobiernos extranjeros.

El exdiplomático habló a condición de anonimato por tratarse de una conversación privada.

El Departamento de Estado generalmente se apoya en tratados de asistencia recíproca bajo los cuales funcionarios estadounidenses y extranjeros intercambian pruebas e información en investigaciones penales.

El jueves, 10 senadores demócratas enviaron una carta al secretario de Estado, Mike Pompeo, para exigir explicaciones sobre la expulsión de Yovanovitch antes de cumplir su misión de tres años.

"En particular, su retirada anticipada suscita preguntas de si usted antepuso los intereses personales del presidente a los del personal de carrera del departamento o la política exterior de Estados Unidos", apunta la misiva.

#Trump#congreso#juiciopolitico