Incendios en California cobra primeras víctimas

AFPAFP

Las autoridades abrieron albergues de emergencia para acoger a los evacuados

Los incendios en el sur de California han dejado dos muertos y más de 100.000 personas eran evacuadas de manera preventiva el viernes, frente al avance del fuego que ha destruido muchos edificios en el norte de Los Angeles.

Según los servicios de emergencia, una mujer de 89 años murió en Calimesa, unos 100 kilómetros al este de Los Angeles, cuando un incendio arrasó el parque de casas rodantes donde ella vivía. El fuego inició por el conductor de un contenedor de basura cuya carga se había incendiado y lo echó a un lado de la carretera, encendiendo la maleza.

Otro hombre de unos 50 años murió de un ataque al corazón mientras intentaba salvar su casa de otro incendio, el Saddleridge Fire, que empezó el jueves por la noche, unos 20 km al norte de Los Ángeles.

Alimentado por los vientos cálidos y la sequía característicos de esta estación, el incendio estaba arrasando con 300 hectáreas por hora, dijo Ralph Terrazas, jefe de bomberos de la ciudad (LAFD).

Al mediodía, el incendio ya había cubierto unas 3 mil hectáreas de maleza y colinas y las autoridades ordenaron la evacuación de más de 100 mil personas cuyas viviendas podrían verse afectadas. Según el último informe de los bomberos, al menos 25 edificios fueron destruidos o dañados. 

"Es un fuego muy dinámico. No espere para salir", dijo Ralph Terrazas a los residentes.

Gran parte de California se encontraba en alerta máxima por los incendios, incluidas zonas alrededor de Los Ángeles, donde un helicóptero y más de 200 bomberos luchaban contra las llamas y unas mil 900 viviendas fueron evacuadaas.

Otro fuego se declaró en un barrio del norte de la metrópoli californiana sobre las 21H00 del jueves (04H00 GMT del viernes) y se extendió rápidamente por unas mil 900 hectáreas, alimentado por los vientos cálidos propios de ese estado del oeste de Estados Unidos y la sequedad de los suelos. 

Unos mil bomberos combatían sus llamas y las autoridades tuvieron que cerrar parcialmente varias autopistas, informó Terrazas. 

Las autoridades abrieron centros de alojamiento de emergencia para acoger a los evacuados.  

Las condiciones peligrosas durarán al menos hasta el final de este viernes, avisaron los servicios meteorológicos estadounidenses (NWS). Los vientos, que podrían alcanzar hasta más de 100 km/h, ponen en riesgo los árboles y los tendidos eléctricos, precisaron. 

Cortes de Luz

Las televisiones locales difundieron imágenes impresionantes de llamas a proximidad de casas y de carreteras, que han sido cerradas al tráfico. 

El miércoles por la noche, la compañía energética estadounidense PG&E había cortado la luz a cientos de miles de clientes cerca de San Francisco y en el norte de California ante el riesgo de incendios.

La empresa le restableció la electricidad a la mitad de los clientes afectados durante la madrugada del viernes, pero más de 300 mil personas siguen sin luz.

Muchas escuelas y universidades tuvieron que cerrar en el norte del estado, y muchos habitantes almacenaron gasolina, agua, baterías y otros bienes básicos.