Zócalo aún no está limpio: capitalinos

Turistas buscan la informalidad
ArchivoArchivo

Pobladores señalan que vendedores que ocupan los pasillos del Palacio llevan años en este lugar y que hasta el gobernador les consume

Ya son cuatro días en los que el Zócalo y la Alameda de León de Oaxaca de Juárez lucen sin ambulantes, lo cual ha sido del agrado de las personas que diariamente caminan por esta zona; sin embargo, a algunos les molesta o incomoda la presencia de los elementos policiales.

“Hace un día iba en el coche y el tráfico estaba muy lento (por los ambulantes), pero ahora las que estorban son las camionetas de los policías. Apenas estaban llegando para resguardar esta zona. Antes estaba lleno de ambulantes y ahora de policía”, lamenta Heidi Sánchez, capitalina quien diariamente circula por el Centro Histórico.

Lamenta que haya tantos elementos resguardando el lugar, en vez de vigilar otros lugares, como su colonia en San Martín Mexicapan, donde es común sufrir asaltos.

“Me parece bien que hayan quitado a los ambulantes, pero lo que queremos ver es el Zócalo completamente vacío, pues faltan los del Palacio”, comenta.

Hasta el día lunes, había más de 500 ambulantes informales a quienes se les ha negado el acceso; ahora sólo está permitida la entrada para 80 y, de acuerdo con el presidente municipal, los que no cuentan con permiso no han sido reubicados para continuar con sus ventas.

“Está bien que (el edil) los haya quitado del Centro, pero también creo que sí es necesario que los reubiquen, pues también deben trabajar y muchos vienen de comunidades y ya no pueden vender. Ojalá sí cumpla el Presidente y los reubique”, argumenta Alberto Cruz, capitalino.

Turistas los buscan

Doña Gloria Chávez y don José Antonio llegaron el pasado domingo de visita a la ciudad de Oaxaca. Recorriendo las calles encontraron productos muy baratos y se prometieron regresar para comprar recuerdos para su regreso; sin embargo, el martes ya no los encontraron.

“Estamos un poco triste que los hayan quitado. Ahorita veníamos a verlos y comprar, porque los precios eran muy bajos y pues íbamos a aprovechar. Sabemos que el ambulantaje está mal, pero pues ya no tenemos dónde comprar barato”, señaló doña Gloria.

Al igual que ella, otros turistas, al arribar al zócalo, se mostraron sorprendidos de ya no hallar comerciantes a los que un día antes les habían prometido volver. “Ahorita, ya que estoy viendo sin vendedores, sí se ve mejor. Se puede observar más el kiosko y tiendas que tapaban con sus productos”, comenta un turista.

Por su parte, Javier Velásquez, señala que ahora deben quitar a los comerciantes ubicados en los pasillos del Palacio, los cuales ya llevan años en este lugar. “El gobierno no ha sido enérgico con ellos, incluso he visto en internet fotografías del Gobernador consumiéndoles; los ha solapado mucho”, reclamó.