Aseguran a edil; lo vinculan a masacre de San Marcial Ozolotepec

El presidente municipal, Ramiro, detenido por policías

El presidente municipal de la población de San Marcial Ozolotepec, Miahuatlán de Porfirio Díaz, Ramiro L.H. y su hermano Fernando, fueron detenidos en un operativo implementado la mañana de ayer en su población de origen y se les decomisaron armas de fuego, por lo cual serán puestos a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación en San Bartolo Coyotepec, e investigados por el triple homicidio de campesinos ocurrido el pasado viernes 23 de agosto en su comunidad.

El despliegue policiaco fue realizado durante la mañana de ayer cuando los agentes acudieron a la población para dar cumplimiento a las órdenes de aprehensión por el triple homicidio ocurrido en diferentes viviendas de la comunidad.

Los agentes localizaron al presidente municipal y su hermano Fernando con armas de fuego en su poder, por lo que fueron arrestado y presentados ante el fiscal de la federación.

Triple homicidio

La tragedia en la comunidad ocurrió en los últimos minutos del jueves 22 de agosto y los primeros minutos del viernes 23, cuando comandos armados sitiaron un ranchería y domicilios de San Marcial Ozolotepec, amarrando a sus víctimas y ejecutándolas frente a sus familiares.

La masacre ocurrida en agosto del año en curso, tres personas fueron asesinadas

Van por dos y los desaparecen

De acuerdo con la cronología de los hechos narrados por los familiares, el grupo armado primero iría por las personas para secuestrarlas y “poner” o señalar a las otras víctimas para ejecutarlos.

A las 23 horas del jueves, un comando que se identificó como integrantes de la Agencia y portando armas largas y cortas arribó a la ranchería Luz de Oriente perteneciente a San Marcial Ozolotepec.

Tras disparar contra viviendas, sacaron a Constantino García de 61 años de edad y su hijo Diódoro Gerónimo García Martínez de 24 años de edad, a quienes se llevaron en las unidades de motor en las cuales viajaban y desaparecieron.

A.M., de 54 años, familiar de los desaparecidos expresó a la policía que los sujetos dispararon sus armas de fuego en contra de la vivienda y lesionaron a los menores de edad M.A.M., de 11 años de edad, en el brazo derecho y L.R.R.Z. de 12 años, quien recibió un impacto en una pierna y fueron trasladados al hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social de Miahuatlán de Porfirio Díaz.

Durante la inspección realizada por la policía y personal de la Fiscalía General del Estado, en el sitio fueron localizados casquillos percutidos calibre 45 mm y .223 del fusil de asalto AR-15.

Amarrados y ejecutados

A las 00:30 horas, el comando armado integrado por unas 14 personas llegaron al domicilio ubicado en la calle Mérida sin número e ingresaron a una vivienda ubicada en una ladera.

En el inmueble dormía la familia de Pablo Marcial M.C., de 23 años de edad, pero fueron despertados con los estruendos ocasionados por las escopetas calibre 12 y fusil de asalto AR-15 del calibre .223.

En la vivienda quedaron los impactos de arma de fuego, mientras Pablo Marcial fue sometido por los armados, atado de pies y manos y ejecutado ante la mirada de sus padres L.C.H. y H.M.H. de 53 y 59 años de edad, respectivamente.

Las víctimas

Después fueron a la vivienda ubicada en la calle Chapultepec número 7 del barrio Yuui del centro de la comunidad, donde ingresaron para asesinar a Joel Z.de 53 años de edad, quien quedó atado de pies y manos.

En el inmueble quedaron los casquillos calibre .223 del fusil de asalto AR-15 que utilizaron los sicarios.

En la calle Mérida del barrio Lastebey, Hilario P. de 48 años de edad, fue ejecutado a las 00:50 horas y se presume que fue el último domicilio que arribaron los sicarios para desaparecer de la comunidad.

La esposa del ahora extinto, de 46 años de edad, fue quien pidió el auxilio, pero nadie llegó durante la madrugada. En el lugar hallaron casquillos percutidos del fusil de asalto AR-15 del calibre .223 que utilizaron los sicarios.

Probable venganza

A través de las redes sociales difundieron que el comando presuntamente fue enviado por el edil, en venganza por la muerte de su hermano Edgar, ocurrido el 12 de agosto en la calle Rivapalacio de MIahuatlán de Porfirio Díaz.

El edil sufrió dos atentados, uno el sábado 8 de julio del 2017 cuando junto con su chofer viajaban de Miahuatlán de Porfirio Díaz rumbo a San Marcial Ozolotepec, para una asamblea.

Sujetos armados lo atacaron a balazos a las 23 horas y presentó su denuncia ante la autoridad ministerial.

Otro de los atentados fue el 6 de mayo del 2018 cuando era candidato a diputado federal suplente por el distrito 10 con cabecera a Miahuatlán de Porfirio Díaz y salió ileso, según su denuncia ante la autoridad.

Y su tío Virgilio Hernández Ramírez, quien fue tesorero municipal en San Marcial, Ozolotepec, fue ejecutado a balazos el 26 de mayo del 2017, cuando viajaba en la carretera a esa comunidad.