Perfila Murat esterilización como delito

Alejandro Murat propone considerar como delito la esterilización forzada

El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, presentó a la 64 legislatura una iniciativa de reforma al Código Penal, a fin de tipificar la esterilización forzada y sancionarla con penas que van de cuatro a siete años de prisión.

La iniciativa propuesta establece que, comete el delito de esterilización forzada, quien "sin el consentimiento de la persona practique en ella procedimientos quirúrgicos, químicos o de cualquier otra índole para hacerla estéril".

Añade que, al responsable de la esterilización forzada, se le impondrá de 4 a 7 años de prisión y multa de 400 a 700 días de salario mínimo, así como el pago total de la reparación de daños y perjuicios ocasionados la cual incluirá, en su caso, el procedimiento quirúrgico correspondiente para revertir la esterilización.

Subraya que, además de las penas ya citadas, se impondrá al responsable la suspensión de la profesión por un plazo igual al de la pena de prisión impuesta; si el responsable es servidor público, además se le destituirá del empleo, cargo o comisión y se le inhabilitará por un plazo igual al de la pena de prisión impuesta.

Pena seversa si esterilización es irreversible

Dice que cuando la esterilización de la víctima sea irreversible la pena de prisión se agravará hasta en una mitad y la suspensión de la profesión y la inhabilitación serán definitivas; se exceptúa de lo anterior cuando exista justificación médica de emergencia que ponga en riesgo o peligro la vida del sujeto pasivo.

En la exposición de motivos de la iniciativa se establece que el derecho a disfrutar el más alto nivel posible de salud física y mental es esencial para la vida y bienestar de las personas, así como para su capacidad de participar en todos los aspectos de la vida pública y privada.

Señala que la salud no solo es la ausencia de enfermedad o dolencias, sino un estado pleno de bienestar físico, mental y social. “Estado que no ha sido alcanzado por las mujeres, ya que la mayoría de ellas no gozan de salud y bienestar debido a la desigualdad que existe entre mujeres y hombres y la violencia que se ejerce contra ellas por el hecho de ser mujeres, lo cual se manifiesta entre otras cosas en el control limitado que ejercen sobre su vida sexual y reproductiva y su falta de influencia en la adopción de decisiones”.

Manifiesta que la esterilización forzada viola los derechos fundamentales a la salud, a la igualdad, a la no discriminación, a la vida privada y la autonomía reproductiva, todos ellos reconocidos en la Constitución y los tratados internacionales de los que México es parte.