Bebeteca: espacio de fomento a la lectura

La mayor cantidad de actividades de la FILO consisten en las sesiones de lectura que buscan provocar encuentros afectivos con el libro y la lectura.

Etimológicamente, la palabra bebeteca podría remitirnos a un lugar de colección de bebés; su significado va más allá. Tomando la definición de Yolanda Reyes, investigadora colombiana, Xóchitl Ortiz, coordinadora de la Bebeteca de la FILO 2019, ofrece una explicación breve pero profunda sobre éste: son espacios de fomento a la lectura, no para exhibir bebés superdotados, sino para garantizarles el derecho a ser sujetos de lenguaje, a nombrarse y nombrar el mundo.

Así, bajo esta óptica, llega de nueva cuenta la FILO en su 39 edición, con un espacio pensado en la primera infancia, en donde se desarrollarán actividades de mediación y fomento lectora, talleres para prescolares, sesiones de escucha, bailes, juegos, narración cultural escénica, entre otras actividades, que garantizan los derechos artísticos y culturales de las niñas y los niños.

“Provocamos encuentros afectivos en torno al libro y la lectura. Si alguien se asoma por ahí, va a poder ver, palabras más, palabras menos, un caos: a una persona con un libro intentando acercarlo al grupo, y a niñas y niños corriendo, gateando y demás; pero si nos detenemos un momento, podremos ver que aquella niña o niño, de pronto escucha un sonido que le es familiar, detiene la marcha y voltea a ver el libro porque sabe que tiene una ilustración que seguramente le gusta”.

Xóchitl Ortiz va un poco más allá del simple acto de leer párrafos de un cuento, pues en un ejercicio de ida y vuelta, el adulto también podrá leer, en sus actitudes y reacciones, al niño o niña ante ciertos formatos de libro, ilustraciones o sonidos. “Podemos leerlos como el libro sin páginas que son”.

La importancia de brindar espacios como las bebetecas es fundamental, agrega. “Somos seres de lenguaje y de pronto en este mundo tan caótico en el que estamos, son pocos los espacios en los que podemos disfrutar sin que el mundo allá afuera nos demande algo más. Entonces, en estos espacios se abre otro mundo", dice Graciela Montes, autora argentina que ha reflexionado mucho sobre el arte y la lectura en los primeros años de vida; "entonces en este momento en que se abre este otro mundo, dialogamos con el mundo real porque este espacio nos lo recuerda constantemente, pero sabemos que estamos en otro tiempo y otro espacio y lo gozamos, lo reconocemos y esperamos con ansias volver a entrar cuando salimos”.

Las bebetecas, como un espacio a ras de piso, permite también a la población adulta mirar el mundo como lo hacen sus hijos e hijas y de alguna manera entenderlos a través de lecturas que cuestionan el papel como adultos. “Desde nuestro pedestal adulto centrista se ve muy distinto el mundo; por eso no es casualidad que en las bebetecas tengamos que descalzarnos, que no haya sillas de nuestra altura, que haya almohadas desde las características de las niñas y los niños”.

A partir de la experiencia con el surgimiento de las bibliotecas infantiles, en Oaxaca hace poco más de una década con la BS Infantil de Xochimilco, cada vez hay más personal capacitado en esta labor de mediación de lectura en atención a la primera infancia. Es por ello que en esta ocasión se estableció un ciclo denominado “Hilos para tejer la historia”, en el que se busca compartir la experiencia de personas que tienen camino recorrido en esta labor.

-¿Qué veremos en la bebeteca de la FILO 2019?

-La mayor cantidad de actividades consisten en las sesiones de lectura que buscan provocar encuentros afectivos con el libro y la lectura. Las mediadoras cuentan con amplia experiencia con trabajo en Puebla, Ciudad de México y Querétaro, entre ellas Mercedes García, quien estuvo a cargo de la primera bebeteca en México ubicada en el Centro Cultural Gómez Morín en Querétaro. De igual manera, habrá una sesión de escucha que se hace en colaboración con la Fonoteca Eduardo Mata del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO).

Además, espectáculos como De tin marin de do pingüé, espectáculo multidisciplinario que conjuga el juego con textos de futbol, sombras, poesía y música; el segundo fin de semana presentarán Cucú, que se relaciona con un libro que tiene publicado Yolanda Reyes.