Ruta segura, fracaso de convivencia social

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

Segregación "solución" oficial a la violencia contra las mujeres en el transporte urbano

La segregación en hombres y mujeres en el transporte público, como propone el programa piloto “Ruta Segura para Mujeres, niñas y niños”,no es la solución al problema de acoso sexual. Las acciones tienen que ir a fondo y enfocarse a educación y valores, señaló el colectivo Femicletas, el cual utiliza la bicicleta como medio de transporte e instrumento de empoderamiento, pero también ante el acoso en los autobuses urbanos.

“Es una medida insuficiente, separa a los hombres y a las mujeres, no resuelve nada porque los orígene, donde se genera la violencia, es la educación y la cultura; en el sistema, realmente no están siendo atacados. No son medidas reales para enfrentar el acoso y el abuso hacia las mujeres”, declaró Marytrini, integrante del colectivo.

Consideró que, en términos de operatividad, la Ruta Segura podría no ser tan eficiente ya que muy probablemente las mujeres tendrían que esperar más tiempo para viajar si las unidades de transporte no son suficientes para responder a la demanda.

Programas de prevención

Para la activista feminista el planteamiento de segregación hombre mujer “es tan absurda” como la propuesta que en su momento lanzó la diputada de Veracruz, Ana Miriam Ferrárez de establecer toque de queda para prevenir feminicidios. 

“Lo que se debe hacer es ser más contundente en los programas de prevención y erradicación de la violencia, capacitar a los choferes de las unidades para reaccionar en este tipo de situaciones, además de que las acciones enfocadas a la procuración de justicia también dieran una pronta salida a este tipo de denuncias y sancionar a quienes cometen este tipo de delitos”, declaró.

Ruta Segura, reflejo del fracaso: antropóloga feminista 

Para Charlyne Curiel, antropóloga social, este tipo de políticas públicas tiene una lectura de fracaso en el proyecto de sociedad y convivencia, “es decir que tengamos que ir las mujeres en un vaìn y los hombres en otro porque no hay manera de que seamos sujetas de respeto, eso expresa la aplicación del estado de buscar otras maneras de arreglar esta situación”, declaró.

La también especialista en temas de género apuntó que la Ruta Segura es una medidas paliativa que, en el corto plazo sería una buena estrategia, pero no se puede pensar que esa debe ser la manera de vivir en lo futuro de manera permanente.

“Lo que no podemos hacer es pensar que esta va a ser la manera en que vamos a vivir eternamente, eso preocupa; en lugar de ir a fondo en lo que realmente importa que es la manera en la que se están precarizando las condiciones de vida. En la medida en que no veamos la película más grande, este e gobierno seguirá sacando propuesta a lo loco”, declaró.