Papayeros, blanco fácil ante desastres

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Las afectaciones que terminaron de contabilizarse este fin de semana se registraron en todos los municipios papayeros de la zona costera

De seguir los cambios extremos que hacen que una tormenta tropical como Narda les hiciera pasar en unas horas de una sequía a una inundación, está en riesgo la producción de papaya en la Costa, que ha colocado a Oaxaca a la cabeza de la comercialización de este producto.

"Lamentablemente se perdió el 7 por ciento de la producción, mil 300 hectáreas que estaban en el período de cosecha", informó el presidente del Sistema Producto Papaya del Estado Oaxaca, Alberto Reyes Cisneros.

Se salva cosecha próxima

Aunque en promedio al año se siembran alrededor de 2 mil 200 hectáreas en diez municipios de la Costa, no se registraron pérdidas en los cultivos en desarrollo que van a empezar con la cosecha en el primer semestre del 2020.

Las afectaciones que terminaron de contabilizarse este fin de semana se registraron en todos los municipios papayeros de la zona costera, "Narda fue infame con nosotros, llovieros 20 horas seguidas (entre el sábado 28 y domingo 29 pasado), los ríos se llenaron y ahora estamos en un situación de riesgo", advirtió.

Como los arroyos, ríos, presas y cualquier cuerpo de agua "está al tope" temen que en lo que queda del mes de octubre se pueda presentar otro fenómeno hidrometeorológico como Paulina, que hace 22 años justo en estas fechas les hizo que lloviera en tres horas 450 milímetros.

Sin defensas contra inundaciones

Reconoció que el huracán Paulina fue un momento decisivo para el comportamiento de los agricultores, sin tomar conciencia aún que eran los efectos del cambio climático que pone en riesgo la producción porque están preparados con sistemas de riego para hacer frente a la sequía, "aunque se incrementan los costos".

Para lo que no están preparados aún es para las inundaciones.

"Narda fue un fenómeno, pero si viene otro nos desbalancea o tumba, pero tenemos que seguir trabajando porque certeza no tenemos".

Urgió a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) a subir el nivel del bordo de la presa Ricardo Flores Magon o del Rio Verde, la cual se localiza entre los municipios de Santiago Jamiltepec y Villa de Tututepec, ya que ese afluente divide a ambos municipios, de donde están en riesgo también las comunidades de Coyuche, Río Viejo y San José Río Verde.

Ese bordo se rompió hace seis años, cuando en septiembre de 2013 pasaron por la zona costera los huracanes Ingrid y Manuel.

Los daños se repararon, pero la presa estuvo a 20 centímetros "de reventar".

Llamado a Conagua

Para evitar inundaciones a poblados que se mantienen de cultivo de papaya, limón y plátano, así como de la producción de ganado, pidió que la Conagua refuerce los bordos del río de la Arena que cruza por Santa María Huazolotitlan y Pinotepa Nacional.

La superficie que hace una semana todavía estaba inundada corresponde a los cultivos que se localizan en cuatro municipios: Jamiltepec, Tututepec, Huazolotitlan y Pinotepa Nacional, en detrimento de 50 productores con dos hectáreas en promedio.

"Lo que necesitamos es asegurar los cultivos, pero da la casualidad de que el subsidio que daba el Gobierno Federal desapareció y los costos se elevaron al doble, cada productores debe pagar 16 mil pesos por hectárea y la mayoría no contó con el dinero para pagarlo", contó.