Abuso de urbaneros; atropello a usuarios y a la ley

Los conductores deberán de recibir capacitación constante

Giovanna MartínezGiovanna Martínez

Muchos autobuses en la ciudad se encuentran en malas condiciones

Giovanna MartínezGiovanna Martínez

Se pretende instalar cámaras en los autobuses y botones de pánico

A pesar de los cambios en el reglamento de movilidad en la ciudad de Oaxaca, respecto al transporte público parece no mostrar avances significativos para la ciudadanía que diariamente utiliza este tipo de unidades.

Apenas el martes 1 de octubre se registró el choque entre dos camiones urbanos, donde resultaron 15 personas lesionadas y daños materiales por varios miles de pesos, el “accidente” se suscitó en la vía al fraccionamiento El Rosario, en San Sebastián Tutla.

De acuerdo a las versiones, un chofer de 29 años conducía el autobús a exceso de velocidad, no se percató y se impactó en la parte trasera de otro urbano. 

Las competencias para captar pasaje han provocado accidentes en las personas

Reglamento que no se respeta

De acuerdo con el artículo 11 de la Ley de Movilidad para el estado de Oaxaca, publicada en la Cuarta Sección del Periódico Oficial del Estado de Oaxaca del sábado 27 de abril de 2019, los servicios de transporte se orientarán a garantizar la movilidad de las personas, bienes y mercancías por medios terrestres en condiciones de libre acceso y seguridad, bajo los siguientes principios rectores: "I. Movilidad accesible: Que todas las personas puedan transportarse en condiciones de comodidad, calidad y seguridad, en igualdad de circunstancias".

A Pesar de ser un derecho, el ciudadano diariamente se enfrenta a una serie de peripecias en el transporte urbano. 

Cleotilde Sosa acude diariamente al Mercado de Abastos donde labora en la zona húmeda desde hace dos años; se traslada desde Viguera hacia su destino en unidades de transporte urbano.

 Se colocó a los autobuses de transporte urbano una calca para respetar los primeros lugares

Asegura que le ha tocado en varias ocasiones subir a unidades que “llevan prisa”, y que muchas veces han provocado perder el equilibrio, “afortunadamente no he caído, pero sí me ha tocado ver a señoras de más edad tropezar o caer encima de los demás porque los conductores se arrancan sin esperar que las personas se sienten”.

Además, las veces que no compiten por pasaje, realizan paradas que conllevan mucho tiempo, “se estacionan esperando pasaje y no les importa esperar 20 minutos; pero eso sí, llega la competencia y parece que les dieron cuerda, porque se echan a correr”.

Adultos mayores

Apenas el pasado 30 de agosto, a las oficinas de NOTICIAS, Voz e Imagen arribó el señor Eduardo Acevedo denunciando el trato déspota departe de un conductor de camión urbano de la línea Sertexa, con número económico 045 y de la ruta que recorre de la unidad Infonavit Primera Etapa hacia Montoya y pasa por avenida Juárez.

Asegura que el conductor de la unidad, al momento de que el pasajero mostró la tarjeta de INAPAM y pago la cantidad de cuatro pesos que corresponde al 50 por ciento del descuento, escondió dos pesos y acude al usuario para levantarlo del asiento asegurando que no pagó completo el pasaje.

La treta

Esta práctica es habitual y no solo le ha afectado a don Eduardo, también a otras personas de la tercera edad con las que tiene amistad. 

“Siempre tiene la costumbre de hacerlo, el señor toma el dinero y, ya que uno se sienta, grita y nos dice que no pagamos completo, parece que nos toma como locos o dementes, pues estaremos viejos pero podemos distinguir las monedas y sabemos que pagamos completo”.

Don Alfredo ya ha enfrentado al conductor de la unidad que solamente lo ha ignorado, al grado que en distintas ocasiones, al solicitar la parada, el chofer no detiene la unidad.

Cámaras de seguridad

En el capítulo tres, en el artículo 87, se especifica que en el interior de los vehículos destinados al transporte colectivo urbano, metropolitano, suburbano y foráneo deberán adaptarse dispositivos de seguridad consistentes en cámaras de video y botón de pánico.

Todos os dispositivos señalados estarán enlazados al Centro de Control, Comando y Comunicación (C4), de la Secretaría de Seguridad Pública, misma que establecerá las especificaciones de los dispositivos de seguridad de conformidad a la norma técnica aplicable que deberán cumplir los dispositivos de cámaras de video, botones de pánico y Sistema de Posicionamiento Global (GPS).

La Secretaría de Movilidad verificará en forma permanente el cumplimiento de esta medida, a través de los operativos que ordene Seguridad Pública del Estado, a efecto de monitorear cualquier ilícito que pueda cometerse en contra de los pasajeros o el conductor.

El reglamento fue aprobado por el Congreso hace seis meses, y apenas el 3 de septiembre entró en vigor; los ciudadanos esperan que la ley se cumpla tanto de manera jurídica como en los hechos y ven con buenos ojos los dispositivos tecnológicos que se pretenden instalar, con la esperanza de que cambie un poco el tema de transporte público.

“Ojalá que no sólo se quede en el papel, y cumplan con la ley pues el servicio de transporte urbano en Oaxaca deja mucho que desear”, asegura Don Eduardo.