Cómo reinventar la vida desde la literatura

Comité programación de la 39 FILO: Yásnaya Aguilar, Jazmina Barrera, Verónica Gerber Bicecci, Tanya Huntington, Yolanda Segura e Isabel Zapata.

Una contrapropuesta al Club de Toby, Para hacer la revolución solo necesitas una amiga, Respuestas comunales a la violencia y Señalamientos y acciones públicas contra el machismo, son los títulos de algunas de las charlas que sostendrán autoras en la 39 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO), como parte del ciclo Escrituras para reinventar la vida, que ocurrirá en el Foro Panorámico del Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca.

Sí, como lo anunciaron en días pasados, el Programa Literario de la FILO vuelca su mirada hacia las mujeres. En esta edición, esta feria propiciará y acogerá a un gran encuentro de escritoras y creadoras, para cuya planeación se formó un comité integrado por las autoras Yásnaya Aguilar, Jazmina Barrera, Verónica Gerber Bicecci, Tanya Huntington, Yolanda Segura e Isabel Zapata. Asimismo, se contó con Guadalupe Ángela, Karina Sosa y Abril Castillo como consejeras.

Invertir la ecuación

Yolanda Segura, poeta y editora, quien integró este comité de programación literaria, sostiene que para reinventar la vida hay que inventar algo distinto a lo que se conoce y en ese tenor cree que el énfasis de este programa tiene que ver con el futuro como un territorio en disputa en el que las luchas de las mujeres y el feminismo tienen mucho que aportar todavía.

“La idea de reinventar la vida tiene que ver con un momento presente que estamos viviendo y que tiene el componente del casi apocalipsis, de sentir que hay un orden del mundo que nos ha llevado a un lugar que no queremos y que rechazamos. La labor del comité tuvo que ver con reflexionar sobre los feminismos y no solo sobre los del contexto urgente para proponer nuevas formas de aproximarnos al mundo”.

La autora del libro Persona (Almadía, 2019) considera que hay una vocación de sus colegas para pensar en esas historias que no se han leído, contado o escuchado lo suficiente. Así que: si tradicionalmente la literatura ha sido un espacio masculino, proponen invertir los papeles. “Casi siempre somos nosotras las que estamos escuchando del lado del público y ahora proponemos invertir esos papeles: hablaremos nosotras y generaremos un diálogo. Intentamos reunir una pluralidad de voces”.

Invitan al público masculino

Verónica Gerber Bicecci, artista visual y escritora, puntualizó que aunque el programa cuestiona la hegemonía masculina del lenguaje en el campo literario, esto no significa que los autores y creadores no están invitados a la conversación, porque el proponer algo distinto para la 39 FILO tiene que ver con la generación de un diálogo.

“La idea es proponer la vida frente a la necropolítica actual que estamos viviendo. Sí, reinventar la vida significa reinventar el lenguaje. Nos importa mucho que se entienda a los compañeros lectores y autores a sentarse en el público y hacer ese ejercicio de escucha y discusión con las autoras que estarán. Existen muchísimos feminismos y posturas, por eso sabemos que se podrían detectar contradicciones en el programa; por ello, hemos elegido la contradicción antes que lo homogéneo, preferimos la contradicción, la discusión, a tener solamente una manera de ver las cosas”.

El programa que proponen, intenta poner sobre la mesa los temas que les parecen más urgentes y necesarios de discutir, como: el machismo, repensar el trabajo doméstico y de cuidados, repensar las maternidades, la brecha salarial, la disidencia sexual, el colonialismo, la agencia sobre el futuro, la autonomía sobre el cuerpo, los aportes de las mujeres indígenas y las luchas por el territorio, el derecho a la imaginación, las formas de organización y redes de mujeres.

Las escritoras consideran a la literatura un espacio en el que se construyen algunos de los modelos de quiénes son y de quiénes podrían ser. El comité programó además, mesas con temas como los trabajos domésticos y de cuidados, la brecha salarial, las disidencias sexuales, el colonialismo, la agencia sobre el futuro, la autonomía sobre el cuerpo, los aportes de las mujeres indígenas, las luchas por el territorio y los feminicidios, entre muchas otras más, a las que que el público puede asistir.

Con este programa, las mujeres se hacen presentes y conminan a los compañeros escritores y lectores a participar de los diálogos y asumir la posición de habla y escucha –que históricamente ha sido asignada a las mujeres– desde el otro lado de la mesa. No se trata solamente de reconocer los procesos de victimización y revictimización, sino de recalcar la agencia y las posibilidades de resistencia de las mujeres, ante todas las violencias que las atraviesan.