La Joya: calles de lodo para estudiantes

La gestión de la pavimentación de la calle Obsidiana se ha hecho por más de 8 años sin tener éxito

Hasta hace un mes y medio, Aldo iba en bicicleta a la primaria. Hoy se encuentra hospitalizado porque de regreso a su casa, una de las llantas tropezó con un bache de la calle Obsidiana en la colonia La Joya, provocando la caída del pequeño de 11 años, quien quedó inconsciente y se encuentra en estado de coma debido al golpe. Por más de ocho años, los vecinos han solicitado la pavimentación de esta vialidad por este tipo de accidentes, pero ninguna administración municipal les ha hecho caso.

La colonia La Joya pertenece a la agencia de Pueblo Nuevo, del municipio de Oaxaca de Juárez, y las calles de ésta, en su mayoría, son empinadas y no están pavimentadas, como es el caso de Obsidiana; sin embargo, esta es la que más les preocupa a los vecinos, pues ahí se ubican el Jardín de Niños "Luz María Serradero" y la Escuela Primaria "Miguel Hidalgo y Costilla", instituciones educativas a las que asisten 765 alumnos. 

En esta calle, ya es común que alumnos, padres de familia y docentes se tropiecen y caigan debido a los hoyos y baches; por lo que, en múltiples ocasiones, han hecho solicitudes a las administraciones municipales para la pavimentación, pero no han obtenido respuestas favorables.

“Hemos insistido en que necesitamos la pavimentación, pues es de las principales de la colonia, pero no nos hacen caso. Lo que más nos enojó, fue que apenas vimos que empezaron a pavimentar la calle paralela y esta no”, afirma doña Patricia López, vecina y madre de familia de la colonia.

Los vecinos aseguran que lo más preocupante es que la falta de pavimentación está provocando que los niños se enfermen de conjuntivitis, asma y alergias, debido al polvo.

“Los candidatos vienen y prometen la obra, pero sólo queda en palabras. Nosotros, cada año metemos oficios. En marzo nos dijeron que para estas fechas empezarían a trabajar y nos encontramos con que están pavimentando otra calle”, comenta doña Patricia. 

Padres de familia acondicionan la calle

Los maestros de ambas instituciones educativas exponen que la mayoría de sus padres de familia viven al día, pero a pesar de eso, a través de tequio y cooperaciones, se encargan de extender la tierra de la calle para tapar los baches; no obstante, durante la lluvia, el agua los vuelve a formar.

“Cuando llueve, el agua se lleva la tierra y es como si no hubiesen trabajado, es tiempo y dinero desperdiciado, pues en ocasiones, han pagado maquinaria para que extienda la tierra”, resalta la profesora Esmeralda Gandarillas.

Afirma que, tanto padres de familia como personal docente, se han organizado para vender papel, cartón y ropa usada para tener un poco de recurso para papel de baño, jabones, material escolar, incluso pipas de agua para los baños.

Se organizan tutores

Los padres de familia de ambas escuelas señalan que el camión de la basura no pasa por esta avenida debido a la falta de pavimentación; es por ello que se han organizado para que cada día un niño se lleve la basura de su salón, mientras que la de las canchas y baños, la tiran los comités de padres de familia.

“Como el camión sí pasa en otras calles, menos en esta, tuvimos que implementar que los niños se llevaran la basura a su casa. Ya llevamos 5 años realizando esta actividad y ha funcionado”, asegura la profesora Esmeralda.

Expone que en una ocasión, solicitaron que un camión de basura fuera a recolectar la basura del jardín de niños y de la primaria; no obstante, por este servicio iban a pagar 700 pesos al mes, pero ellos no pudieron costearlo.

La organización de los padres de familia de las dos escuelas se pudo ver durante la manifestación que realizaron el pasado lunes en las instalaciones del municipio de Oaxaca de Juárez, teniendo una respuesta favorable por parte de la administración actual, quien les firmó una minuta en la que se comprometen a comenzar la obra en febrero de 2020.

Esta misma organización se puede ver en el apoyo que le están dando a la mamá de Aldo, quien debe pagar 50 mil pesos para que operen a su hijo en un hospital particular, pues en el Seguro Social no le dieron esperanzas.

“Cada padre de familia está cooperando 50 pesos y queremos juntar 20 mil. También otros papás están boteando porque viene otra cirugía para Aldo y su mamá no tiene un trabajo estable; debemos apoyarla”, subraya doña Juana Méndez, madre de familia de la primaria.