La NASA ensambló la parte central del cohete más poderoso del mundo para ir a la Luna

Es el cohete más grande construido por la agencia desde el Saturno V

La NASA ha terminado de ensamblar y unir los componentes estructurales principales para la etapa más grande del cohete que la agencia ha construido desde el Saturno V de las misiones Apolo.

Los ingenieros de la instalación de ensamblaje Michoud de la agencia en Nueva Orleans conectaron la última de las cinco secciones de la etapa central del cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) el 19 de septiembre. La etapa, de 70 metros, producirá 907.000 kilos de empuje para enviar a Artemis I, el primer vuelo de SLS y la nave espacial Orion de la NASA a la Luna.

"La NASA ha logrado un primer hito histórico al completar la unión final de la estructura de la etapa central para el Sistema de Lanzamiento Espacial de la NASA, el cohete más poderoso del mundo", dijo Julie Bassler, gerente de etapas del SLS en la NASA. "Ahora, para completar la etapa, la NASA agregará los cuatro motores RS-25 y completará las pruebas funcionales integrales finales de aviónica y propulsión. Este es un momento emocionante cuando terminamos la producción por primera vez de la compleja etapa central que proporcionará el poder para enviar la misión Artemis I a la Luna ".

Es el cohete más grande construido por la agencia espacial desde el Saturno V de las misiones a la Luna

La etapa, de 70 metros, producirá 907.000 kilos de empuje para enviar a Artemis I, el primer vuelo de SLS y la nave espacial Orion de la NASA a la Luna

La última pieza agregada a la etapa fue la sección del motor ubicada en la parte inferior de la etapa central de 70 metros de altura. Para completar la estructura, los técnicos atornillaron la sección del motor al tanque de propulsor de hidrógeno líquido de la etapa, que recientemente se unió a las otras estructuras centrales de la etapa. La sección del motor es una de las piezas de hardware más complicadas para el cohete SLS y es el punto de unión para los cuatro cohetes RS-25 y los dos impulsores de cohetes sólidos que producen un empuje combinado de 3,6 millones de kilos.

La sección del motor también incluye sistemas vitales para montar, controlar y entregar combustible desde los dos tanques de combustible líquido de la etapa a los motores del cohete. Este otoño, la NASA trabajará con el contratista principal de la etapa central, Boeing, y el contratista principal del motor RS-25, Aerojet Rocketdyne, para conectar los cuatro motores RS-25 y conectarlos a los principales sistemas de propulsión dentro de la sección del motor.