La Independencia Nacional en Oaxaca

Detalle del mural pintado por Arturo García Bustos, que se encuentra en el Palacio de Gobierno de Oaxaca.

- I -

La tarde noche del 15 de septiembre de 1810, Juan Aldama agota las más de veinte leguas que separan Querétaro de Dolores, para entregar un mensaje de la señora Josefa Ortiz de Domínguez al Padre Miguel Hidalgo: la conspiración contra las autoridades españolas había sido delatada por uno de los complotados, el oficial Joaquín Arias. Previa discusión con el mismo Aldama y el capitán Ignacio Allende –que proponían la huida inmediata– don Miguel Hidalgo y Costilla ordena a José Galván, campanero de la iglesia, tañer el bronce para convocar a la población.

Alrededor de las cinco de la mañana del 16 de septiembre, Hidalgo, en compañía de Allende y Aldama, convoca al pueblo a tomar las armas y derrocar al mal gobierno.

Desde entonces, este hecho histórico -conocido como el “Grito de Dolores”– se conmemora todos los años y en cada rincón patrio. En el año 1845, Antonio López de Santa Anna estableció que la conmemoración tuviera lugar el 15 de septiembre, a las 11 de la noche, “para evitar la fatiga de despertarse a horas tempranas para festejar el acontecimiento”.

El grito repercutió en Oaxaca hasta finales de ese año, cuando llegaron a nuestra ciudad dos enviados del cura Hidalgo para avivar la insurrección: José María Armenta y Miguel López de Lima. A los pocos días fueron descubiertos y detenidos en el Convento de Santo Domingo de Guzmán. Luego de un juicio apresurado, fueron fusilados en Jalatlaco y sus restos despedazados fueron exhibidos en distintos puntos de la ciudad.

A inicios de 1811, otra conspiración alteró la tranquilidad provinciana de Oaxaca: el diácono Ignacio Ordoño, junto a un grupo de criollos notables, entre quienes se hallaban los oficiales José Catarino Palacios y Felipe Tinoco, se propusieron asaltar el cuartel, liberar a los presos e incorporarlos a la insurgencia y fusilar a los militares realistas. Un denunciante anónimo los delató el 2 de junio de ese año. Solo Ordoño fue apresado, a otros se los desterró a Puerto Rico, mientras que Tinoco y Palacios fueron ejecutados en la Plaza de San Juan de Dios, el 25 de septiembre.

Mientras esto ocurría en la capital del estado, en la región Mixteca operaba un enviado del generalísimo José María Morelos: el arriero don Valerio Trujano, natural de Tepecuacuilco, hoy Guerrero.

Como corolario de una serie de acciones militares en la región, Trujano toma Huajuapan que sería sitiada por tropas españolas. El sitio a los patriotas fue el más largo de la Guerra de Independencia y duró ciento once días, lapso en que hubo una resistencia ejemplar. El famoso Indio de Nuyoo, José Remigio Sarabia Rojas, pudo evadir el cerco realista y dar aviso a Don José María Morelos, quien arribó a Huajuapan y rompió el sitio, el 23 de julio de 1812 en compañía de Vicente Guerrero y los hermanos Galeana y Bravo, entre otros miles de combatientes.

- II -

En la Villa de Etla, el 25 de noviembre de 1812, Morelos concibe el ataque para liberar nuestra ciudad y ordenó en el parte del día: “¡A acuartelarse en Oaxaca!”

El generalísimo intimó la rendición al jefe realista González Sarabia; al no obtener respuesta favorable ordenó el ataque, a las diez de la mañana del 27 de noviembre.

El avance de los insurgentes fue rápido; el último reducto a tomar fue el Juego de Pelota, hoy Jardín Conzatti, que estaba rodeado por un foso de agua. Al teniente coronel Miguel Antonio Fernández Félix le tocó tomar ese objetivo; allí lanzó su espada al otro lado del foso exclamando: ¡Va mi espada en prenda, voy por ella!

Ya tomada la iglesia de Guadalupe y el templo y hospital de Betlemitas, Fernández Félix adoptó un nuevo nombre “lleno de simbolismo evocador” -narra don Jorge Fernando Iturribarría– “¡Guadalupe Victoria! ¡Gracias a su arrojo había alcanzado la victoria en los llanos de Guadalupe!”

Esta fue la última acción militar de la toma de Oaxaca; cuando la tropa virreinal se rindió, José María Morelos y Pavón, con su estado mayor compuesto por Hermenegildo Galeana, Mariano Matamoros y Manuel Terán, avanzó hacia el centro de la población. Ese mismo día, fue apresado González Sarabia mientras huía rumbo a Guatemala. Morelos le negó el indulto y ordenó su fusilamiento en las Canteras de Ixcotel, lugar donde habían sido ejecutados los patriotas Armenta y López.

- III –

Nueve años después de la Toma de Oaxaca se firma el Plan de Iguala, el 3 de marzo de 1821. Ante el vuelco del realista Agustín de Iturbide a la causa independentista, muchos otros oficiales del mismo bando se suman a la causa insurgente; entre ellos, Don Antonio de León.

Este soldado oaxaqueño, bajo la jefatura de don Nicolás Bravo, con un pequeño grupo de mixtecos avanza hacia Huajuapan, su pueblo natal. En el trayecto, el 16 de junio proclama la independencia en el hoy municipio de Tezoatlán de Segura y Luna. El día 21 de junio, se rinde el comandante realista de Huajuapan, acción que decide a De León atacar Yanhuitlán e iniciar el trayecto hacia la ciudad de Oaxaca, ciudad a la que entra el 31 de julio, consolidando la Independencia.

Bibliografía consultada:
- Clero y política en Oaxaca; Ana Carolina Ibarra, IOC, Oaxaca, 1996
- Morelos en Oaxaca; Jorge Fernando Iturribarría; Gob. del Estado; Oaxaca, 2010.
- General Antonio de León; Guillermo Rangel Rojas. H. Ayuntamiento de Oaxaca, 1997.