Listo, el tercer Encuentro de Cocineras Tradicionales

Teresita de Jesús García Canseco, originaria de la Villa de Etla, es parte de la tercera generación en su familia de dulceros.

A tres días de que comience el Tercer Encuentro de Cocineras Tradicionales de Oaxaca, ya están listas las 60 cocineras originarias de las ocho regiones del estado, para ofrecer a los comensales más de 200 platillos. Del 19 al 22 de septiembre, en el Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca se instalarán seis módulos de venta de dulces tradicionales, como el gaznate de la Villa de Etla, producto realizado desde 1920.

Y es precisamente sobre esta delicia que la artesana de dulce regional, Teresita de Jesús García Canseco, originaria de la Villa de Etla, compartió su tradición y forma de elaboración. Ella es una de las que estará presente en este encuentro gastronómico con el dulce gaznate, relleno de merengue, el cual es el único dulce que se fríe. 

Parte de la tercera generación de dulceros de dicha población, Teresita de Jesús García Canseco comentó que su abuelo, en el año de 1920, comenzó con la elaboración de los dulces regionales en la Villa de Etla y el expendio de dicho producto; posteriormente, su padre, en el año 1955, continuó con la tradición. Ella comenzó con la elaboración de este dulce desde que tenía ocho años: “Formar parte de una familia dulcera es muy bonito. Recuerdo cómo era despertar con el olor a dulce, de ahí nació mi gusto por este oficio”, agregó.

Contenta de participar en este encuentro, Teresita de Jesús mostrará la importancia del consumo de un dulce regional, ya que ella busca conservar la receta heredada por su abuelo y padre, con los mismos procedimientos de producción para dar un dulce de calidad, elaborado de manera artesanal.

Por la recuperación de dulces tradicionales

El gaznate forma parte de otros dulces regionales como los nenguanitos, borrachitos -el cual contiene un toque de mezcal-, el panqué relleno de lechecilla -originario de la Villa de Etla-, rosquitas, barquillos, cocadas, polvorones, casquitos; así como las tradicionales empanaditas con rellenos de lechecilla, coco, piña, zarzamora y uno con relleno de “casa” (coco con piña) que se daban en las bodas antiguas de Etla y que se busca recuperar.

Estos antojitos reciben la categoría de producto artesanal, ya que se realizan a mano; en la masa no se utiliza levadura, para ello desde una noche anterior deja fermentar una masa conocida como “masa madre”; el horno es de leña, por ello el producto final es pequeño, tostado y rico; “nosotros lo preparamos a mano, cuidamos gramo por gramo y le damos su tiempo al dulce para reposar”, apuntó la señora Teresita de Jesús.

En el tercer Encuentro de Cocineras Tradicionales, los asistentes podrán descubrir la diferencia de sabores que existirá en los seis módulos de dulces regionales que expenderán sus productos como: pan de agua, pan de compromiso, encaladas, polvorones de sal y de panela, así como el gaznate.