Exhibe MACO "Tamayo tuvo un sueño"

El MACO exhibe esta exposición de arte moderno del Taller Rufino Tamayo.

En estos días, el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) acoge una muestra que marcó un antes y después para el arte moderno hecho en Oaxaca; se trata de la exposición: Tamayo tuvo un sueño, el inicio del taller de artes plásticas, la cual devela varias anécdotas de 18 artistas que se fundaron en el emblemático Taller de Artes Plásticas Rufino Tamayo (TAPRT).

En voz de la curadora, Abigail Maritxu Aranda, la exhibición abarca la producción de una buena parte de los creadores, aunque no están todos los artistas que estudiaron y trabajaron entre 1974 y 1984 en el Taller Rufino Tamayo.

Una de las piezas que son sorpresa en esta exhibición es la del maestro Rufino Tamayo y otra del director fundador del taller, Roberto Donis. En entrevista, la curadora compartió que uno de los cambios inesperados para esta exposición que se exhibe desde julio pasado, es que durante la organización de la misma, murió el maestro Alejandro Herrera; otro dato es que al final, uno de los artistas que aparece en el cartel decidió no exhibir su obra, el maestro Leovigildo Martínez.

Obras de acervo y obras inéditas

La exposición incluye obras del acervo del MACO: una pieza de Rufino Tamayo, otra de Maximino Javier y dos más del maestro Filemón Santiago. "La mayoría de los artistas que conforman la muestra, emprendieron obras nuevas para la exposición. Hay dos salas de documentación a cargo de Moisés García Nava y el resto del museo está dedicado a los 18 artistas".

La muestra reúne técnicas como pintura, escultura, arte en barro negro y gouaches.

Si usted se encuentra en Oaxaca, puede visitar esta muestra que por primera vez junta en una exposición obra de Juan Alcázar, Gerardo de la Barrera, Roberto Donis, Enrique Flores, Atanacio García, Irma Guerrero, Alejandro Herrera, Maximino Javier, Carlos Kauffman, Abelardo López, Emiliano López Javier, Eddie Martínez, Ariel Mendoza Baños, Arnulfo Mendoza, Felipe Morales López, Carlomagno, Cecilio Sánchez, Alejandro Santiago y Filemón Santiago.

¿Cúal es el precio del olvido? ¿Cuál, el de la memoria?

Oaxaca es la quinta ciudad más bonita del mundo, probablemente sea la segunda capital del arte en el país mexicano; y sin embargo, la nación oaxaqueña encierra muchas contradicciones y paradojas; la entonces capital del estado, en 1999 dejó de ser un pueblo bicicletero, pero la nueva carretera trajo riquezas y pobrezas, contrastó nuestras posibilidades y visibilizó el enorme potencial de las artes visuales que llevaban 30 años fermentándose…  

Si México es un país de sordos y de idiotas que quieren olvidar con facilidad, entonces Oaxaca no es exactamente la nación que lo recuerda todo, au contraire… olvida con potencia, el mezcal ayuda y la enjundia cultural no ayuda un céntimo. No contamos con una o varias Historias del Arte Moderno o Contemporáneo del país Estados Unidos Mexicanos ni tampoco contamos con una o varias Historias del Arte Moderno ni Contemporáneo producido en el estado, eso comprende 17 culturas originarias, la mestiza y la criolla. 

Roberto Donis, artista plástico oriundo de San Luis Potosí, profesor de la Escuela de Bellas Artes en la Verde Antequera, tuvo un sueño en 1973 – 1974: abrir un taller nuevo cuya pedagogía más libre permitiera a [email protected] estudiantes desarrollar sus potenciales expresivos de la mejor manera posible, pero también supo que no podría ponerle su propio nombre e invitó al maestro Rufino Tamayo para que con su apellido ayudara a alumbrar el nuevo proyecto.  

¿Deben exhibir solamente los propios en este museo o los extraños pueden ser invitados a participar en el ágape de la nación oaxaqueña? Tamayo tuvo un sueño, el inicio del taller de artes plásticas es una exposición sobre [email protected] artistas adolescentes que formaron la primera generación del Taller Tamayo.

No es la primera vez que el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca presenta una exhibición de arte moderno en sus salas: en 2004, la revisión de Armando García Núñez, el artista contemporáneo de Diego Rivera, la ilusión del General Porfirio Díaz, fue duramente criticada porque el Museo se atrevió a reescribir la Historia del Arte que se produce en nuestra aterida Oaxaca.

Tamayo tuvo un sueño, el inicio del taller de artes plásticas tiene el mismo propósito: invitar al público a observar las pinturas, los grabados, los dibujos y las esculturas para compartir una parte de nuestra Historia, aquella que se reescribe constantemente. Queremos invitar al público a visitar la exposición Tamayo tuvo un sueño, el inicio del taller de artes plásticas en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca.