Toledo, a la par de Mandela o Gandhi

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

Asistentes a la misa del novenario de la muerte de Francisco Toledo

El arzobispo emérito de Antequera-Oaxaca, José Luis Chávez Botello, agradeció a Dios por la vida del maestro Francisco Toledo porque no solamente fue admirado por su arte, sino también por su corazón.

“Oaxaca tiene mucho que agradecer a Toledo”, asentó.

En la homilía de la misa de nueve días que ofició en la Basílica de Nuestra Señora de la Soledad, por el fallecimiento del artista, el religioso sostuvo que Dios mostró muchas cosas importantes, a través de la vida del maestro Francisco Toledo, porque se proyectó en diferentes ámbitos de la sociedad.

“Todos en la vida hemos perdido algo que nos desvalora, un ser querido, una persona que apreciamos, una persona que hizo bien en la sociedad”, anotó.

Ante amigos del también activista social y miembros del Patronato Pro Defensa del Patrimonio Cultural y Natural de Oaxaca (Pro-Oax), expuso que la vida del maestro Francisco Toledo se puede equiparar con Mahatma Gandhi, Martin Luther King y Nelson Mandela, por el legado dejado.

“Ha pasado cerca de nosotros y miramos lo que ha dejado”, anotó.

Lamentó que en la sociedad se haya perdido la sensibilidad por la belleza, porque no se toma en cuenta hoy a los artistas.

“Creemos que son trasnochados de otros tiempos, hasta los vemos raros, a pesar de que la verdad, la belleza y la bondad, son caminos seguros que nos llevan a Dios”, remarcó.

Destacó que el artista no crea de la nada, sino de la naturaleza y sobre todo, de la capacidad concedida por Dios, para así mostrar y plasmar cosas bellas con el fin de alegrar a otros.

“Y cuando se ve una obra así, hay una paz interior, una serenidad, un gozo interior”, anotó.

Resaltó que quien lucha por la belleza no solamente es por ganar dinero, sino también lucha por el bien del otro y a veces, para ayudar a los demás a hacer algo parecido.