Ofrenda Demián Flores "Nuevos dioses desde el México Antiguo"

Carina Pérez GarcíaCarina Pérez García

"Lo que intentaremos es que la gente entre a las salas y en su recorrido pueda ver las cerámicas y su relación con las piezas de arte prehispánico; que logren percibir el diálogo" compartió el artista zapoteco.

La identidad, tema central en la trayectoria del artista juchiteco Demián Flores (Oaxaca, 1971), se vuelca en la exposición Nuevos dioses desde el México Antiguo, que mostrará en el Museo de Arte Prehispánico Rufino Tamayo. Creada ex profeso para este espacio, las 22 cerámicas, mantienen un diálogo llevado al extremo con la colección permanente que el propio Rufino Tamayo concibió para las nuevas generaciones.

Demián Flores realiza para esta muestra la búsqueda de quiénes son los oaxaqueños y los mexicanos a través de las mezclas culturales, no solo de la española y la mesoamericana, o a la de dos continentes: Europa y América, el artista reflexiona en cómo se va configurando la identidad desde los distintos lugares: el rural, urbano, indígena, mestizo, mexicano, criollo y español, así lo adelantó el curador de la muestra, Fernando Gálvez de Aguinaga.

Para el artista, también fundador de La Curtiduría, espacio cultural en el barrio de Jalatlaco, “cada una de las obras está relacionada con la colección del museo. Lo que intentaremos es que la gente entre a las salas y en su recorrido pueda ver las cerámicas y su relación con las piezas de arte prehispánico; que logren percibir el diálogo. Si bien cada una es un objeto que habla de un espacio híbrido, todas reincorporan formas inconexas que al ser ensambladas encuentran una nueva estructura”.

La exposición, que inaugurará el próximo sábado, mantiene también un diálogo con otra de sus exhibiciones aún en curso en el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa), Visiones nuevas desde el viejo mundo, en la que reúne 54 obras gráficas y una instalación.

“Mi idea fue crear nuevas formas que estén entre el pasado y el presente, entre lo artesanal y lo industrial, hablar de aspectos del campo y la ciudad,de esa dualidad, por eso la nueva exposición se conecta con la del CaSa” compartió el también grabador.

Dos homenajes

En su tercera entrega de cerámicas en alta temperatura para una exposición individual, Demián Flores trabajó en varios talleres de la Ciudad de México. Concebida hace un año por el Patronato del Museo Tamayo de Oaxaca A. C., del cual el artista juchiteco forma parte, esta muestra no solo se presenta como un homenaje al maestro Francisco Toledo (1940-2019), también a quien fuera directora del espacio, Alicia Pesqueira de Esesarte, quien falleció en julio pasado.

Según Gálvez de Aguinaga la obra de Flores deja, en este momento, un espacio para la reflexión de lo que se está rememorando en la historia: “así como la conquista fue un momento que cambió el mundo, ahora nuestro inmediato oaxaqueño cambiará con el suceso generacional de la partida del maestro Toledo, de la maestra Alicia Pesqueira y del maestro Jorge Acevedo, personas que fueron claves para Oaxaca, que formaron a jóvenes.

Para el artista mexicano el referente que enaltece a otro gran pintor oaxaqueño es su legado en esta colección de arte prehispánico: “Cada que uno viene a este museo se da cuenta de lo invaluable que es. Rufino Tamayo donó al pueblo oaxaqueño y mexicano algo único en el mundo; lo tenemos aquí en Oaxaca”.

Diálogo entre lo contemporáneo y lo prehispánico

El artista zapoteco destacó que su exposición mantiene un diálogo cercano con la colección que el propio Rufino Tamayo ideó para los jóvenes, lo cual reafirma el curador: “Demián devuelve esta correspondencia en piezas contemporáneas de alta valía y nos hace evidente cómo reconfigura, a 500 años de la conquista, los collages y pegotes que incorpora a los símbolos originarios”.

Así, el creador oaxaqueño convierte los símbolos en otra cosa: “transforma las creencias y las religiones sin dejar de tener una esencia, en los pueblos se van modificando los ritos, danzas y tradiciones a lo largo de la colonia se incorpora la iconografía religiosa y en la época moderna se suman las influencias mediáticas”.

En esta exposición, las piezas imantan esas influencias y revelan al público una nueva cara, un nuevo discurso sobre las religiones y las deidades de tiempos pasados. La muestra tiene un carácter que se integra totalmente a la colección del Museo de Arte Prehispánico Rufino Tamayo. En los pasillo del espacio se podrá recorrer Nuevos dioses desde el México Antiguo, del artista Demián Flores, para constatar las metamorfosis que han sufrido con el tiempo todos estos personajes y símbolos.

La propuesta museográfica es una suerte de laberinto, las cerámicas están montadas sobre muebles colocados en los corredores, que guiarán al visitante por un nuevo lenguaje, la nueva cara a toda una era que marcó la identidad para muchos o que detonó, para otros, nuevas búsquedas.