Desalojo violento de ferrocarrileros en Ixtepec

En autobuses llegados desde Veracruz arribaron lo s

CIUDAD IXTEPEC, Oaxaca.- Un contingente de integrantes del Sindicato Ferrocarrilero que arribaron a bordo de autobuses, desalojó por la fuerza el plantón que mantenía un grupo de ex ferrocarrileros pensionados y jubilados,la mañana de este jueves.

Jubilados y pensionados del ferrocarril mantuvieron bloqueadas las vías para impedir el paso del tren de carga, a fin de que fueran atendidos sus reclamos de la revisión de sus pensiones.

Los sindicalistas, procedentes de Tierra Blanca y Coatzacoalcos, Veracruz, arribaron a esta ciudad al filo de las 09:40 horas, y con lujo de violencia desalojaron el plantón de los inconformes.

Los inconformes fueron retirados por 200 empleados en activo, integrantes del sindicato ferrocarrilero que dirige Víctor Flores, quienes llegaron en cuatro autobuses procedentes de Veracruz.

Diez días sin operar

Esta acción realizada ante el asombro de decenas de personas que en ese momento transitaban por el lugar, se llevó a cabo para permitir que se reanuden las labores del ferrocarril; desde hace más de diez días las operaciones del tren fueron suspendidas debido a la protesta.

Los ex trabajadores desalojados, instalaron su protesta sobre las vías del tren desde el pasado 2 de septiembre para exigir la revisión de las pensiones y liquidaciones, así como ser tomados en cuenta en el proyecto del Tren Interoceánico que impulsa el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

A pesar de que al lugar arribaron elementos de las Policías Municipal, Estatal y Vial, no intervinieron en la gresca.

En menos de media hora, el contingente que posteriormente se identificó como del Sindicato Ferrocarrilero, desalojó y desmanteló el bloqueo.

Una vez liberadas las vías los sindicalistas ferrocarrileros festejaron con gritos de "¡sí se pudo!" mientras que unos cuantos se subieron al frente de la locomotora para celebrar tocando el silbato.

Migrantes retoman el camino

Durante el paso del tren, un migrante se subió con la esperanza de continuar su viaje a los Estados Unidos.

Entre los jubilados, durante el desalojo uno resultó lesionado de un garrotazo que recibió.

Una vez terminada la gresca, el líder de los ferrocarrileros explicó a los uniformados que ellos sólo querían que se liberaran las vías, ya que quieren trabajar y el bloqueo los estaba afectando.

Afirmó que la protesta de los jubilados no tenía sentido, ya que exigían un pago de hace 20 años, algo que ya no existe y no tenía razón de ser.