Ernesto Cabrera: la oscura belleza del arte

Ernesto Cabrera, originario de Juchitán, es un joven artista plástico en busca de su camino dentro de las artes.

A Francisco, por sus Toledos.

Ernesto Cabrera es un joven artista (lleva el apellido de un gran pintor oaxaqueño) egresado de la Facultad de Artes Visuales de la UABJO. Originario de la octava sección de Juchitán de Zaragoza, una colonia popular cercana a la violencia, en donde niños con los que jugaba a las canicas terminaron su vida asesinados por el crimen organizado o volviéndose sicarios. Una realidad sumamente violenta entre la que crecen niñas, niños, adolescentes y que en gran medida normaliza el uso de la fuerza en la vida cotidiana.

El trabajo artístico de Ernesto es una labor personal con miras a lo colectivo. Para que el arte en general exista, debe ser apreciado y ofrecer un diálogo con quien lo observa. El arte debe despertar emociones y generar sentimientos con quien dialogue y las piezas que conforman la exposición “Naturaleza muerta” lo logra.

La realidad sangrienta que se vive en el Istmo de Tehuantepec se refleja en los cuadros que Ernesto produce en una especie de oscura belleza, rematada por una brillante paleta de colores vivos.

En su pintura refleja el estado de ánimo de la sociedad en la que se desenvuelve y participa. Describe una historia a partir de hechos reales, acontecimientos verídicos que ocurren en su medio cercano, la realidad agresiva que se vive en el territorio nacional.

La violencia es un tema recurrente en su pintura, la que vive y sufre todos los días al pueblo juchiteco; los cárteles y narco política son temas que aborda y lleva en su pintura como denuncia.

Al utilizar el arte para denunciar hechos delictivos, Ernesto pretende establecer diálogo con el espectador para lograr que este reflexione y haga conciencia sobre la problemática que carga consigo el estado de violencia, cada vez más fuerte que se vive en el estado: asesinatos, feminicidios, violencia hacia la infancia, niñez sicaria.

En sus pinturas no muestra cuerpos desmembrados, no muestra sangre, no pinta al decapitado; la violencia la muestra en los gestos de sus personajes y las fuertes pinceladas con las que traza sus obras.

Como parte de su experiencia profesional, Ernesto ha expuesto en el Centro Cultural Macario Matus, en la Ciudad de México, Museo Municipal de Toluca, Centro Cultural el Ocote en Juchitán, Galería Parroquial de la Villa de Etla, Oaxaca, entre otras.

Actualmente, Ernesto se encuentra trabajando en una serie de obras con el tema “VERDUGOS”, una serie que consta de cincuenta obras de pequeño formato que próximamente presentará en Oaxaca.